Las grandes empresas mejoran las ventas en el primer semestre, pero congelan los salarios

Varias trabajadoras de una gran empresa durante su jornada laboral. :: MAIKA SALGUERO
Varias trabajadoras de una gran empresa durante su jornada laboral. :: MAIKA SALGUERO

La facturación de estas compañías se acelera y crece un 3,9% hasta junio, pero los sueldos se estancan un 0,2%, según la Agencia Tributaria

D. VALERA MADRID.

La velocidad de crucero de la economía española permitió a las grandes empresas -aquellas con una facturación superior a los seis millones de euros- aumentar sus ventas en el primer semestre del año un 3,9%. Un ritmo muy superior al 2,4% registrado en el mismo periodo del año pasado. Sin embargo, este buen comportamiento, que implica mayores ingresos para las sociedades, no se ha dejado notar en la nómina de los trabajadores de estas compañías. Y es que sus sueldos están prácticamente congelados y apenas firmaron con un mínimo incremento de 0,2% en el primer semestre, según el informe de ventas, empleo y salarios en las grandes empresas publicado ayer por la Agencia Tributaria.

La recuperación del consumo de los hogares en el segundo trimestre del año, como señaló el Banco de España en uno de sus últimos informes, se refleja en el ritmo creciente de la facturación de las compañías. Así, en junio el repunte fue del 4,8%, el mayor incremento de todo el año. En los seis primeros meses las ventas de estas grandes compañías alcanzaron los 469.531 millones de euros con datos corregidos de calendario y deflactados. Si no se produce ningún imprevisto al final del año la cifra será claramente superior a la registrada en 2016.

LAS CLAVES

3,8%
es el aumento del empleo en estas compañías durante los primeros seis meses de 2017.
2.525
es el sueldo bruto medio en las grandes empresas en el primer semestre tras subir apenas un 0,2%.

Otra de las claves de la mejora de las ventas tiene que ver con el sector exterior. El Gobierno estima que aportará cinco décimas al PIB gracias al tirón de las exportaciones, que marcan récord cada mes. Las grandes empresas son uno de los colectivos que más se benefician de esta fortaleza. De hecho, sus ventas al exterior se han disparado en el primer semestre del año un 8,1%. Una aceleración espectacular respecto al exiguo 1,7% registrado en el mismo periodo del pasado curso. En cualquier caso, la previsión es que este ritmo se modere en la segunda parte del año.

La subida de los ingresos está relacionada con el aumento de un 8,1% de las exportaciones

Otra de las variables que progresan a un ritmo creciente es la generación de empleo en estas sociedades. En los seis primeros meses del año la plantilla de las grandes empresas aumentó un 3,8% (un ritmo incluso ligeramente superior a la media nacional) y ya alcanza los 5.310.274 trabajadores.

La mayor parte de la creación de empleo se concentró en las empresas del sector servicios con un incremento del 4,3% en el primer semestre -algo que también quedó ayer de relevancia con los datos de paro registrado de julio-. En concreto, el mayor alza se produjo en servicios a empresas (5,4%), seguido del comercio y la hostelería (4,9%) de la mano de la fortaleza del turismo. Una evolución que debe mantenerse e incluso profundizarse en el siguiente trimestre al ser la temporada alta del sector por las fechas veraniegas.

Repunte de la construcción

También destaca en el informe la recuperación del empleo en la construcción. De hecho, en el primer semestre los trabajadores en empresas del ladrillo aumentaron un 2%. Una cifra que contrasta con el escaso 0,2% que logró en el mismo periodo del año pasado. Es más, en 2016 el saldo de empleo en las grandes empresas de la construcción fue negativo (-0,3%). Sin embargo, este año el sector camina por sendas positivas.

En cualquier caso, las aguas tranquilas que atraviesa la economía española y que son clave para que la facturación de las grandes empresas se eleve, no se traslada a los bolsillos de los trabajadores. Así, en los primeros seis meses los sueldos de los empleados de estas compañías sólo se han revalorizado un 0,2%. Una cantidad inferior al 0,6% del mismo periodo del año pasado. Asimismo, es una cantidad significativamente más baja que el 1,3% de los convenios pactados y que sirvió como referencia para el fallido pacto salarial entre sindicatos y patronal.

En cualquier caso, el sueldo bruto medio se situó en los 2.525 euros al mes. Sin embargo, existen importantes diferencias en función de los sectores. En concreto, las retribuciones más bajas se encuentran en el comercio y la hostelería -precisamente las áreas donde más crece el empleo- con 2.034 euros brutos. Y eso que en este segmento la remuneración ha mejorado un 0,3%. Los sueldos de la construcción alcanzan los 2.951 euros brutos de media (0,1% más) y aquellos que trabajan en empresas de energía y agua disfrutan de un sueldo medio de 5.484 euros a pesar de descender un 0,1%.

Fotos

Vídeos