El Gobierno estudia cómo frenar una posible burbuja en el alquiler de vivienda

J.A.BRAVO MADRID.

El Gobierno reconoció ayer por vez primera cierta preocupación por que se pueda producir una burbuja de precios en el sector inmobiliario, incluso podría llegar a ser doble si termina afectando tanto a las compraventas como a las viviendas en régimen de arrendamiento. De momento, no obstante, solo atisba señales de riesgo y no que sea ya un hecho.

Aún así, y a la vista de distintas estadísticas que vienen apuntando desde hace meses un incremento incesante del coste de alquiler de una casa, el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, está estudiando medidas para suavizar ese impacto. Evitó adelantarlas, aunque según fuentes del sector podrían ir más por acompasar ayudas públicas -se centran en jóvenes y rentas muy bajas- y promover más vivienda con ese uso que por un intervencionismo puro. «Es un ramillete global», dijo. Lo que sí explicó es que los técnicos de su departamento están haciendo ya «un barrido general sobre todo el ámbito normativo». Además, el ministro estimó que establecer un precio máximo, o una horquilla, resultaría contraproducente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos