El Gobierno accede a que las pensiones más bajas se revaloricen siempre según el IPC

Jubilados en la concentración del pasado sábado en favor de las pensiones dignas en Bilbao. :: F.GÓMEZ/
Jubilados en la concentración del pasado sábado en favor de las pensiones dignas en Bilbao. :: F.GÓMEZ

El Pacto de Toledo ultima un acuerdo en el que todas las prestaciones mantendrían el poder adquisitivo en los tiempos de bonanza

LUCÍA PALACIOS MADRID.

El enfado de los jubilados por la pérdida de poder adquisitivo con el índice de revalorización de las pensiones está consiguiendo traspasar líneas rojas que parecían infranqueables. Su reivindicación es clara: mantener el poder de compra de los mayores, que han visto cómo en los dos últimos años sus bolsillos se resienten como consecuencia de un alza del 0,25% -la misma que los últimos cinco años- e inferior a la evolución de los precios.

Si hace dos semanas el Gobierno accedía a subir las pensiones un 1,6% en 2018 y 2019, ahora se muestra dispuesto a firmar un acuerdo por el que todas se revaloricen en sintonía con el IPC en los momentos de bonanza económica; y en época de recesión se garantice al menos el mantenimiento del poder adquisitivo para las más bajas.

Ésta es la propuesta que se discute ahora en el seno del Pacto de Toledo y a la que el PP ha dado el visto bueno. Se trata de una iniciativa del portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, después de que el resto de formaciones le encargaran la tarea de analizar un nuevo mecanismo de revalorización al tratarse de uno de los más veteranos en estos asuntos, tal y como confirma el diputado catalán a este diario. «Esta propuesta suscita amplios acuerdos y discrepancias en algún punto», admite Campuzano, quien apunta que, además de la aprobación del PP, cuenta con Ciudadanos y PNV.

En 2018, la subida más alta de pensiones «mínimas» recaerá en las de casi tres millones de perceptores

En lo que sí parecen estar de acuerdo todos los partidos es en la necesidad de crear un nuevo mecanismo de revalorización que garantice el poder adquisitivo, por lo que se articularía en función de los precios. Sin embargo, según la iniciativa del PDeCAT, el nuevo índice se vincularía también a los ciclos económicos, de forma que cuando la economía esté fuerte se pueda beneficiar a todos los pensionistas con incrementos superiores; y en época de depresión se proteja a las rentas más modestas con alzas en la línea del IPC, aunque esta subida sería menor para las más altas.

La cuestión es cómo se define la evolución del ciclo. Campuzano estima que se puede vincular con la evolución del PIB, los salarios y las cotizaciones, aunque «manteniendo el IPC como el elemento medular». «Es un cambio sustancial respecto a la reforma de 2013 y el PP está de acuerdo», asegura el diputado catalán, quien hace hincapié en que, según esta fórmula, las pensiones se revalorizarían ahora para todos como mínimo según el IPC, puesto que la economía crece, aunque admite que cuando la situación vaya mal, habría incrementos para todos, pero seguramente inferior a los precios para las prestaciones más altas.

Es en este punto en el que no están de acuerdo PSOE y Podemos. «No estamos dispuestos a incluir otros parámetros de revalorización diferentes al IPC», avisa la portavoz socialista en esta comisión, Mercè Perea, aunque sí deja abierta la puerta a que en la mesa del diálogo social se incluyan otros factores como la marcha de la economía, la productividad o los salarios.

Definir las prestaciones bajas

Otra cuestión de debate sería: ¿cuáles son las pensiones más bajas que se blindarían a los vaivenes del ciclo económico? Esto, en principio, también se dejaría en manos de los agentes sociales. Pero, a modo de apunte, el Gobierno, en el anteproyecto de Presupuestos, estima en 2,4 millones los beneficiarios de pensiones mínimas, así como otros 450.000 los receptores de pensiones no contributivas (las menos cuantiosas). Para esos casi tres millones de pensionistas la revalorización será mayor que para el resto: un 3%.

Pese a la oposición de partidos como PSOE y Podemos, todas las formaciones se muestran optimistas de cara a lograr un acuerdo en el Pacto de Toledo y confían en que pueda ser incluso antes del verano. De hecho, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, pronosticó ayer que habrá «noticias y decisiones importantes» esta misma semana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos