El Gobierno abre ahora la puerta a una rebaja del IRPF a partir de enero de 2018

Negocia con Ciudadanos un recorte tributario de 2.000 millones, sin concretar si lo hará con deducciones o menores tipos para las rentas bajas

J. M. C.

madrid. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha tenido que ceder finalmente ante las peticiones de Ciudadanos sobre la política tributaria del Gobierno para conseguir el apoyo de ese partido a la votación del techo de gasto de cara a los Presupuestos de 2018. Y lo ha hecho anunciando un acuerdo por el que el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) aliviará su carga sobre los contribuyentes en un importe estimado en unos 2.000 millones a partir de enero próximo, aunque no está claro en qué condiciones se materializará la medida.

Por una parte, el Ejecutivo baraja la posibilidad de potenciar determinadas deducciones, sobre todo las relacionadas con la maternidad, así como las que benefician a los contribuyentes con dependientes a su cargo. «Hay que apostar por un recorte progresivo que estimule el crecimiento, aumente la solidaridad y se aplique a grupos sociales que más necesitan sentir los efectos de la recuperación», indicó ayer Cristóbal Montoro durante el encuentro organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección y Deloitte.

El pacto con Ciudadanos también podría consistir en una rebaja de impuestos para las rentas más bajas modificando el mínimo exento -12.000 euros-, aunque desde el partido 'naranja' también apuntan que podrían beneficiarse de las bajadas tributarias las rentas inferiores a 30.000 euros. En ningún caso se tratará de recortes generalizados de impuestos. «Eso lo dejamos para cuando España salga del procedimiento excesivo de déficit», aclaró el ministro. El anuncio de ayer es una «primera fase» porque en 2018 el déficit público debe bajar al 2,2% del PIB.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos