La fusión de las dos filiales de Iberdrola en Brasil, a falta del plácet de las juntas

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en una junta general de accionistas.  :: fernando gómez
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en una junta general de accionistas. :: fernando gómez

La operación propiciará la mayor red eléctrica de Latinoamérica y tiene el visto bueno del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social

I. U.

bilbao. La fusión de Elektro y Neoenergia, compañías participadas por Iberdrola, está a punto de convertirse en realidad. No en vano, la operación que dará lugar a la mayor empresa eléctrica de Brasil y la primera de Latinoamérica, ya goza desde ayer del respaldo del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social. La autorización se suma a la que habían emitido el Consejo Administrativo de Defensa Económica -organismo dependiente del Gobierno del país-, y la reguladora Agencia Nacional de Energía Eléctrica. Superados los trámites administrativos, sólo falta que las juntas generales de ambas empresas rubriquen el acuerdo.

La reunión que pondrá el punto final a la fusión está previsto que se celebre «en las próximas semanas», según informaron ayer fuentes próximas. En cualquier caso, no se presume que haya ningún impedimento para que obtenga luz verde ya que Elektro es una filial perteneciente en su totalidad a Iberdrola, mientras que Neoenergia está participada en un 39% por la eléctrica vasca, por Caixa de Previdência dos Funcionários do Brasil (Previ) en un 49% y por BB Banco de Investimentos (Banco de Brasil) con el 12% restante.

Si el proceso sigue su curso como hasta ahora, se habrá cerrado en apenas tres meses una operación que se lanzó el pasado 8 de junio, después de que Iberdrola consensuara con sus socios en Neoenergia acometer la integración de ambas firmas. La fusión, sin embargo, era un escenario que había explorado la compañía presidida por Ignacio Galán desde la adquisición en 2011 de Elektro. Las conversaciones no lograron concretarse entonces pero tomaron impulso a inicios del presente año ante el interés mostrado por el Banco de Brasil y Previ.

«Un enorme potencial»

La sociedad resultante cumple con uno de los objetivos fijados por Iberdrola en su plan estratégico 2016-2020, tal y como destacó recientemente Galán, quien apuntó que Brasil «ofrece un enorme potencial». Tan es así que con la fusión nacerá la mayor compañía del país y de Latinoamérica por número de clientes, 13,4 millones de euros.

Asimismo, prestará servicio en un territorio con una población que asciende a 43 millones de personas, frente a los 18 millones que tiene el área de influencia de la eléctrica vasca en el resto de España.

En cuanto al reparto de los activos de distribución, transporte, generación y comercialización de electricidad de Neoenergia y Elektro, seguirá siendo Iberdrola la que asuma el liderazgo al controlar el 52,4%. Le seguirá Previ con un 38,21% y el Banco de Brasil al contar con el 9,35% de un gigante energético cuya área de concesión abarcará 836.000 kilómetros cuadrados y su red de distribución se extenderá 585.000 kilómetros.

Fotos

Vídeos