La Formación Profesional Dual, una asignatura pendiente

Dos de cada tres nuevos empleos se dirigirán a titulados en FP y, sin embargo, solo escogen estos estudios el 24% de los jóvenes españoles

L. PALACIOS MADRID.

La Formación Profesional en España no termina de asentarse. Esto es una realidad en un país en el que solo un 24% de los jóvenes escoge estos estudios, frente a un 34% de media en Europa, destacando por su peso Austria (58%) y Alemania (49%), según un informe realizado por el Instituto de la Empresa Familiar. Y todavía menor penetración tiene la Formación Profesional Dual (aquella en la que se compaginan estudios en el centro educativo y trabajo en empresas), que apenas concentra el 3% del total de matriculados, frente al 60% de Alemania. Y eso que desde 2012 los estudiantes de esta rama se han incrementado un 457% hasta los 24.000 actuales, un número que sigue resultando muy insuficiente.

Esto representa un claro desajuste, si se tiene en cuenta que el 64,3% de los empleos que se crearán hasta 2025 se concentrarán en la categoría de 'técnicos y profesionales', la más relacionada con la FP, según el informe sobre Competencias Profesionales y Empleabilidad elaborado por el Consejo Económico y Social (2015).

De hecho, tres de cada cuatro estudiantes de este tipo de educación encuentra un trabajo nada más terminar sus estudios, algo poco habitual en un mercado laboral que todavía tiene casi un millón de parados menores de 30 años. Por eso, aunque no existen evidencias, es más que probable que si la FP Dual despegara en el país, el desempleo juvenil cayera de manera notable. Son muchos quienes así lo creen, entre ellos los empresarios españoles.

Así, el Instituto de Empresa Familiar, al igual que el Círculo de Empresarios y la Cámara de Comercio, abogan por realizar una profunda reestructuración de la Formación Profesional Dual como principal palanca para luchar contra el desempleo juvenil. Y así lo entiende también el Gobierno, que en los Presupuestos que previsiblemente se aprobarán en junio hacen una «apuesta histórica» por impulsar estos estudios como camino de acceso y permanencia en el mercado laboral, según destacan desde el Ministerio de Empleo. Y lo hace a través de dos programas: un bono de 430 euros al mes durante 18 meses para los jóvenes que firmen un contrato de formación y aprendizaje y una bonificación de 250 euros mensuales durante tres años para las empresas que conviertan esos contratos en indefinidos. Para ello, y para luchar contra el abandono escolar temprano, destinarán más de 1.277 millones procedentes de fondos europeos adicionales.

Alto abandono escolar

Y es que se da la extraña paradoja de que, pese al elevado paro existente, las empresas manifiestan tener serias dificultades para encontrar personal cualificado. Por ello, son muchas las voces que se alzan pidiendo a gritos un pacto de Estado por la Educación que reforme el sistema de estudios.

Algo se ha de estar haciendo mal si España es también, tras Malta, el segundo país comunitario con mayor tasa de abandono escolar (un 18,5% no terminan la ESO), así como el cuarto país de la OCDE con mayor número de 'ninis (dos de cada diez).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos