Fitch ratifica la calificación crediticia de La Rioja de triple B

La agencia mantiene la perspectiva de la deuda a largo plazo de la región y destaca su esfuerzo fiscal

LA RIOJA LOGROÑO.

La agencia de calificación Fitch emitió ayer un informe en el que mantiene la perspectiva de la deuda a largo plazo de la Comunidad Autónoma de La Rioja con una calificación de triple B con perspectiva estable en emisiones a largo plazo y F2 en emisiones a corto.

Para el consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, «esta calificación respalda una vez más la solvencia de la política económica y fiscal desarrollada por el Ejecutivo regional, dado que la triple B significa alta solvencia y la F2, seguridad muy alta y riesgo de impago muy bajo».

El informe Fitch basa esta calificación en el mayor esfuerzo fiscal de La Rioja durante este ejercicio, así como en el perfil económico de la región que se sitúa «por encima de la media». De hecho, Fitch prevé que los ingresos corrientes continúen creciendo en torno al 5% anual, debido al incremento de la actividad económica y destaca el ahorro bruto alcanzado por La Rioja, que representa el 3% de los ingresos corrientes.

En esta línea, el informe pone de relieve que La Rioja cumplió en el 2016 con el objetivo de estabilidad presupuestaria, al cerrar el ejercicio con un déficit del 0,52% del PIB, y con el periodo medio de pago, que en agosto del 2017 se situó en 14,8 días por debajo del límite de 30 días.

Por otro lado, según una nota d prensa remitida por el Gobierno riojano, la agencia prevé que la mejora de la actividad económica y de los ingresos permita reducir el peso relativo de la deuda, y pone de manifiesto la reducción de los gastos financieros, que han pasado de 32 millones en el 2014 a 19 millones en el 2016, así como la capacidad de La Rioja de financiarse en los mercados para refinanciar la deuda en el medio plazo con tipos de interés moderados.

A este respecto, Fitch hace referencia a la posibilidad de que La Rioja acceda a los mecanismos de financiación del Estado, puesto que en el 2016 ha cumplido con todos los objetivos de estabilidad presupuestaria: regla de gasto, límites de deuda y déficit y periodo medio de pago. En este sentido, cabe destacar que el Ejecutivo riojano no descarta la posibilidad de que La Rioja cubra sus necesidades de endeudamiento para el 2018 con cargo al Fondo de Facilidad Financiera, siempre y cuando las condiciones de este mecanismo mejoren el coste de la cartera de deuda y alarguen los plazos de las operaciones.

En cuanto a la situación económica, Fitch subraya que el perfil económico de La Rioja supera los datos económicos nacionales, con un PIB per cápita del 7,2% por encima del conjunto del país y una tasa de empleo más alta, del 51,2% en el 2016 en comparación con la media nacional del 47,6%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos