La excúpula de Catalunya Caixa se escuda en el Banco de España y el FROB

Narcís Serra afirma que el supervisor conocía «todas» sus inversiones en 'ladrillo' y que al dar activos al 'banco malo' aumentaron su agujero

J.A.BRAVO MADRID.

El culpable, el encargado de vigilar el sector porque nunca les advirtió de que estuvieran haciendo algo irregular o metiendo en un verdadero problema financiero a la entidad. Es la tesis que ayer sostuvieron en la Audiencia Nacional los tres principales miembros de la antigua cúpula de Catalunya Caixa (fruto de la fusión de Caixa Manresa, Caixa Tarragona y Caixa Catalunya), investigada por un presunto delito de administración desleal que la Fiscalía Anticorrupción atribuye a quince de sus ex altos cargos.

El meollo son 32 operaciones investigadas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que se hizo cargo de la entidad catalana en 2011 tras rescatarla con 13.221 millones de euros. El resultado de su análisis fue que parte de las mismas presentaban un «claro riesgo para la inversión» realizada, sobre todo por la falta de controles previos y también de garantías en caso de que fracasasen. Como consecuencia de ello se ocasionó un agujero de 720 millones entre 2000 y 2007.

La ronda de declaraciones la abrieron su expresidente Narcís Serra, un antiguo político metido a financiero, junto a los dos directores generales que tuvo, primero José María Loza y luego Adolf Todó. Y su versión parecía bien estudiada, pues no hubo discrepancia aparente entre ellos, según fuentes jurídicas.

La estrategia de defensa compartida por los tres se asemeja a la que mantiene la antigua dirección de Bankia. Esto es, «todas» las operaciones que realizaron eran conocidas por el Banco de España, que en esos años estuvo dirigido primero por Jaime Caruana y luego por Miguel Ángel Fernández Ordóñez (desde 2006). De hecho, según los tres, incluso se llegó a «consensuar» la entrada de la caja catalana en inversiones de 'ladrillo'. También coincidieron en que se respetó la normativa interna de la entidad y «todas las operaciones pasaron los resortes de control y en responsabilizar al FROB de haber traspasado a la Sareb, el llamado 'banco malo', activos inmobiliarios de la caja a un valor muy reducido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos