La excúpula de Afinsa, a prisión casi 12 años después

La justicia les da diez días para ir a una cárcel de su elección tras condenarles el Supremo a penas de entre dos y ocho años por la estafa de los sellos

J. A. BRAVO

madrid. Las asociaciones de antiguos clientes de Afinsa ya han adelantado que no será mucho consuelo para ellos, pues priman recuperar sus ahorros y solo obtendrán una «ridícula cantidad», pero al menos los responsables de aquella estafa piramidal mayúscula pasarán una temporada larga en prisión. En concreto, entre dos años y tres meses -el exdirectivo con una pena menor- y ocho años y siete meses para su expresidente y principal ideólogo de esta trama criminal, Juan Antonio Cuevas.

La Audiencia Nacional, que condenó en primera instancia a su antigua cúpula, les dio ayer un plazo de diez días para acudir a una cárcel de su elección y empezar a cumplir condena. De lo contrario, «se decretará su ingreso en prisión, librándose órdenes de búsqueda y captura».

Dicho mandato es para diez de los once condenados. En el caso de Francisco Guijarro, uno de los cerebros de la estafa y encargado de la compra de sellos entre 1998 y 2003 -amasó varios inmuebles, vehículos de lujo, cuentas con diez millones de euros y otros 9,5 millones en su domicilio, todo a nombre de su familia-, el ingreso ha quedado paralizado a la espera de que la Fiscalía informe sobre su petición de suspensión de la pena.

En julio de 2016 la Audiencia impuso a los once penas de entre cuatro y casi nueve años de cárcel por delitos de estafa, insolvencia punible y falsedad de cuentas. En noviembre pasado, al revisar la sentencia, el Tribunal Supremo las rebajó hasta la horquilla referida antes.

Unos y otros magistrados, no obstante, coinciden en que «tejieron una red especulativa» donde «hicieron caer a familiares, amigos, vecinos y conocidos». Les prometían jugosas revalorizaciones de sus inversiones en sellos, pero el negocio era «inviable» -las estampillas valían mucho menos de lo que decían los directivos de Afinsa- y se pagaban los intereses con las aportaciones de los nuevos clientes. El resultado: un fraude de 2.574 millones de euros cuando fue intervenida en mayo de 2006.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos