Estrategias con fondos de inversión para combatir la volatilidad

En este escenario, los expertos recomiendan sectores y fondos defensivos (monetarios, renta fija a corto...)

ALICIA MIGUEL SERRANO MADRID.

Los expertos ya venían advirtiendo de que los niveles de volatilidad en los que los mercados estaban inmersos desde hace meses eran anormalmente bajos, e insostenibles a medio plazo. El tiempo les ha dado la razón, con las correcciones de las últimas semanas dejando claro que la volatilidad ha vuelto para quedarse y, en este escenario, es probable que los inversores tengan que replantearse su estrategia a la hora de invertir en fondos.

«La volatilidad volverá a niveles más normales, que no eran los bajos niveles que hemos tenido en 2017. El repunte de volatilidad de los últimos días es un aviso a navegantes: la situación se relajará pero esperamos un 2018 más volátil que el último año», explica David Sánchez, analista de fondos de Andbank España.

«La volatilidad es una característica inherente a los mercados de capitales. Desde 2009, ha descendido a mínimos históricos y se ha concentrado en momentos puntuales consecuencia de temores pasajeros. En general hemos vivido 10 años de muy poca volatilidad o de volatilidad reprimida; esta represión es una consecuencia de las políticas monetarias expansivas acometidas por los bancos centrales de EE UU, Europa y Japón», explica desde Norgestión Miguel Puertas. Conforme esas políticas monetarias expansivas van desapareciendo, el comportamiento de los mercados sigue su cauce natural: «Esperamos que la volatilidad aumente los próximos meses y vuelva a niveles parecidos a los vividos antes de la crisis financiera de la que estamos saliendo. Esto es normal y saludable», afirma.

David Sánchez Andbank España «El repunte de volatilidad de los últimos días es un aviso a navegantes: la situación se relajará pero esperamos un 2018 más volátil que el último año» Miguel Puertas Norgestión «Esperamos que la volatilidad aumente los próximos meses y vuelva a niveles parecidos a los vividos antes de la crisis financiera. Esto es normal y saludable» Patricia JustoA&G «Se normalizarán política monetaria, tipos de interés, valoraciones de la renta variable y también, volatilidad»

Normalización

Para Patricia Justo, directora de Selección de Fondos de A&G, y Diego Fernández Elices, director general de Inversiones de A&G, ha comenzado un proceso de normalización, desde un entorno de mercado anómalo en muchos sentidos: «Se normalizarán política monetaria, tipos de interés, valoraciones de la renta variable y, también, volatilidad. Esta normalización genera mucha volatilidad y este tipo de correcciones, viniendo de donde venimos, son normales y no tienen por qué ser nada más que eso», dicen con respecto a las últimas caídas.

«Desde el 'brexit', la volatilidad se ha movido a la baja», debido a varios factores, como las políticas acomodaticias de los bancos centrales, el fuerte apetito por los activos de riesgo buscando mayores retornos, la complacencia respecto a riesgos latentes o el fuerte impacto de productos cotizados posicionados cortos en volatilidad, entre otros factores, recuerdan también Gilbert Keskin, codirector de Volatilidad, Overlay y Convertibles, y Stéphane Eckhardt, especialista de Inversión en la misma área, de Amundi AM. Pero, debido a los riesgos que rodean los mercados, hay suficientes razones para esperar que la volatilidad permanezca como ahora, en un rango medio-bajo, y no vuelva a los niveles bajos del pasado. «Además, esperamos que la volatilidad por sí misma sea más volátil», dicen los expertos.

Por eso era de esperar lo ocurrido en las últimas semanas: un repunte en la volatilidad catalizado por uno de los riesgos latentes y las posiciones complacientes de los inversores.

¿Dónde refugiarse?

En este entorno, los expertos recomiendan buscar refugio en sectores y fondos defensivos (productos monetarios, de renta fija a corto plazo, mixtos conservadores, de renta variable sin exposición a mercado...), Todo, sin olvidar la importancia de la diversificación.

En cuanto a fondos refugio, desde Andbank seleccionan tres tipologías de productos: en primer lugar, fondos monetarios como el DB Portfolio Euro Liquidity o de deuda a corto plazo como el Gesconsult Corto Plazo. «Con estos fondos estamos al nivel mínimo de riesgo», explica Sánchez. En segundo lugar, fondos de renta fija de gestión flexible como el Schroder ISF Strategic Bd o el BSF Fixed Income Strategies, «para los que no quieran renunciar a cierta volatilidad, pues son fondos muy flexibles que se pueden adaptar a entornos cambiantes». Por último, fondos de renta variable sin riesgo direccional, los llamados de mercado neutral, como el Old Mutual Absoluter Return Equity o Natixis DNCA Miuri. «Sin salirnos de la renta variable pero evitando los movimientos del mercado, son fondos que toman posiciones cortas para aprovechar la divergencia entre una selección de compañías que consideran interesantes contra los índices de renta variable o contra otras compañías», añade.

Desde A&G, hablan también de tres tipos de fondos que pueden ayudar a mitigar la volatilidad de las carteras: fondos mixtos conservadores con un fuerte componente de control del riesgo y la volatilidad en su proceso de inversión, como DIP Client Risk 3 -fondo mixto conservador muy diversificado entre muchas clases de activo, que busca la máxima descorrelación-, fondos alternativos sin exposición a mercado, o de mercado neutral como el Old Mutual Global Equity Absoluter Return -fondo de mercado neutral, gestionado de forma cuantitativa, que analiza multitud de factores tanto de precio, mercado, momentum, etc... para construir una cartera larga de acciones y otra corta, de forma que el riesgo a mercado sea cero- y fondos gestionados por primas de riesgo, como LFP Vision UCITS Premia -fondo de gestión alternativa con una cartera diversificada entre varios activos, que no toma apuestas direccionales sino que intenta minimizar los distintos riesgos de cada activo-.

Diversificar

Otra estrategia clave es la diversificación: «Para nosotros la mejor forma de combatir la volatilidad es diversificando las carteras. Eso no quiere decir tener muchos fondos, sino tener fondos cuyo comportamiento no dependa de las mismas variables. Durante los últimos años ha sido difícil diversificar pues los activos se han movido en la misma dirección. Conforme desaparezcan las políticas monetarias expansivas, la inclusión de diferentes activos en las carteras permitirá volver a conseguir diversificación. La dificultad está en diversificar las carteras durante la transición», dice Puertas. En general las estrategias descorrelacionadas son buenas formas de diversificar, dice, y habla del oro, las divisas y los activos inmobiliarios para lograrlo.

«Como diversificadores en nuestras carteras hemos utilizado la liquidez o fondos en activos monetarios que están menos expuestos a fuertes movimientos de mercado. Algunos ejemplos incluyen el BGF Euroshort Duration o el EVLI Short Corporate Bond», añade.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos