El Estado aprovecha el tirón bursátil y privatiza otro 7% de Bankia

La acción ha subido los últimos días hasta rozar los 4,2 euros, lo que deja el valor de mercado en esta segunda venta parcial en 840 millones

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

El Gobierno ha ejecutado su intención de privatizar parcialmente Bankia antes de que finalice el año a pesar de que el contexto político y de mercado tras el verano no era el más apropiado con la crisis de Cataluña sobre la mesa, como había indicado el propio ministro de Economía, Luis de Guindos. Sin embargo, el Ejecutivo ha decidido poner a la venta un 7% de la participación que el Estado tiene en la entidad a través de la matriz BFA incluso antes de que se aclare el panorama electoral tras las elecciones del día 21. Lo ha hecho aprovechando la relativa tranquilidad que ahora existe en torno a la cuestión independentista, y sobre todo valiéndose de la revalorización que ha registrado el valor al repuntar un 10% desde el pasado día 22 de noviembre. La capitalización bursátil del grupo es de 12.000 millones. En cualquier caso, Economía ha apurado para conseguir una venta más fructífera en un entorno débil.

El anuncio llega cuando apenas falta medio mes para que finalice el año, el plazo que se había dado el ministro de Economía, Luis de Guindos, para llevar a cabo esta privatización con la que el Estado pasará a tener un 60% del accionariado del grupo. En cualquier caso, el Gobierno puede completar sus planes de privatización de la entidad rescatada en 2012 hasta finales de 2019. La idea del Gobierno es hacerlo a través de diferentes paquetes accionariales, a medida que las circunstancias del mercado lo aconsejen para maximizar la recuperación de las ayudas públicas otorgadas al grupo.

El presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, había venido defendiendo en las últimas jornadas en la necesidad de llevar a cabo esta venta, además de insistir las bondades del rescate para evitar un mal mayor en el resto de la banca y en el conjunto de la economía.

El precio inicial de venta de este último paquete anunciado ayer por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) supone valorar inicialmente la transmisión de las acciones en unos 840 millones de euros. La operación se realizará de forma acelerada, por lo que este mismo martes se debería saber tanto el valor final al que se ha llevado a cabo la venta, así como los compradores. En cualquier caso, es una oferta que se ha lanzado sobre inversores profesionales e institucionales, y no sobre minoritarios.

En la anterior venta del 7,5% que el Estado tenía en Bankia, en febrero de 2014, se aplicó un descuento del 4,4%, aunque en aquella ocasión se consiguió vender a más de seis euros por título, un valor claramente superior al que se anunció ayer. De hecho, esa privatización se materializó por 1.304 millones de euros, al transmitirse 863 millones de títulos. Esta vez, se ponen en el mercado 201 millones de acciones.

1.800 millones devueltos

Hace más de cinco años, Bankia recibió una inyección de 22.424 millones de euros de dinero público. Hasta ahora, había algo más de 1.800 millones, contabilizando los 1.304 millones ingresados con la venta del 7,5% en 2014 y los 534 millones abonados vía dividendo. A la cifra total hay que sumarle los más de 800 millones que ingresará con esta nueva desinversión, que llega cuando el grupo está a punto de culminar la absorción de Banco Mare Nostrum, el otro banco nacionalizado. Las juntas de accionistas de ambas corporaciones aprobaron la fusión en septiembre y será en 2018 cuando se realice la integración total.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos