A la espera de una reforma de la financiación local

El grupo de expertos presentó su informe en julio y desde entonces no se han producido avances significativos

D. VALERA

madrid. La reforma de la financiación autonómica centra todos los focos políticos y mediáticos, pero el sistema de financiación local es otra tarea pendiente que reclaman los más de 8.000 ayuntamientos en España. Hacienda encargó a un grupo de expertos la elaboración de un informe sobre esta materia. El documento se presentó en julio y el ritmo de avances desde entonces es tan lento como el referido a las comunidades.

Las haciendas locales representan el 6% del PIB, lo que supone una cifra inferior a la media de la UE (11%). El proceso de ajuste de los municipios durante la crisis ha sido enorme con una reducción del gasto desde 2008 del 7,7%. Por su parte, los ingresos han aumentado un 8,3% gracias a las mayores transferencias por parte del Estado.

Respecto a la captación de recursos, los impuestos locales representan el 53% de su financiación. El principal tributo municipal es el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), que en 2015 alcanzó los 12.807 millones y que la comisión de expertos propone reformar para dotar de más autonomía a los municipios. Sin embargo, parece difícil una reforma de la financiación local si no va de la mano de la autonómica.

En cualquier caso, pese al saneamiento todavía hay decenas de ayuntamientos en riesgo. En concreto, la Autoridad Fiscal ha detectado problemas de sostenibilidad fiscal en 789 municipios y 42 se encuentran en «situación crítica». Precisamente, para tratar de evitar la quiebra de estos ayuntamientos Hacienda puso en marcha mecanismos de financiación extraordinarios. En concreto, desde 2012 los municipios han recibido 13.807 millones de euros del Estado, en su mayoría del Plan de Pago a Proveedores en 2012 y 2013. Después el departamento que dirige Cristóbal Montoro creó el Fondo de Ordenación para aquellos en una situación financiera negativa y el Fondo de Impulso Económico para aquellos saneados. La reforma de la financiación debería acabar con estos planes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos