España, entre los países con presión fiscal baja y el tercero que ingresa menos por IVA

Destaca, no obstante, como el Estado del euro con mayor crecimiento, medio punto más que la media de sus socios

R. C.

madrid. Las últimas estadísticas europeas describen una España que,. sin ser en modo alguno un paraíso fiscal, si gozaría de una de una presión impositiva relativamente baja en comparación con sus socios de la UE. En concreto, un 34,1%, cuatro décimas que hace doce meses, frente al 41,3% de promedio en la Eurzona y el 40% de los Veintiocho.

Solo ocho Estados europeos tienen un nivel tributario inferior, entendido como el conjunto de los impuestos y contribuciones sociales en relación con el Producto Interior Bruto (PIB). El más bajo, como era de suponer porque allí tienen su sede fiscal en la UE varios grandes conglomerados, es Irlanda (23,8%), seguida de Rumania (26%) y Bulgaria (29%). Polonia, por su parte, registra un nivel similar al de España, mientras Reino Unido es la siguiente gran economía con una presión relativamente moderada (34,7%).

Lo malo, según el parecer que se tiene en Bruselas, es que esta situación se debe entre otras circunstancias a la poca eficacia recaudatoria española en materia de IVA. En concreto, es el tercer país de la Unión que menos recursos ingresa por esa vía, pese a haber mejorado del 2,9% respecto al PIB que registraba en 2009, su mínimo histórico, al 6,4% con que finalizó el año pasado.

Solo Irlanda (4,7%) e Italia (6,1%) sufren un suspenso mayor en esta materia. En el conjunto de los Veintiocho, la recaudación del IVA se ha mantenido estable en los últimos años. Para 2016 el promedio se situó en un 7% sobre el PIB, con dos décimas menos en la Eurozona. No obstante, hay diferencias notables mirando país por país, con cifras por encima del 10% e inferiores al 5%.

El mayor volumen de ingresos tributarios por este concepto corresponde a Croacia (13%) y Dinamarca (9,6%). Les siguen Estonia, Finlandia, Suecia y Bulgaria con cifras en torno al 9%, al tiempo que Portugal, Chipre, Eslovenia y Rumanía superan el 8%. De su lado, Austria alcanza un 7,7% y Alemania un 7%, la misma cifra que la media de la UE-28, mientras que por debajo del promedio se sitúan diez países: Bélgica (6,8%), Irlanda (4,7%), España (6,4%), Francia (6,9%), Italia (6,1%), Luxemburgo (6,5%), Países Bajos (6,9%), Rumanía (6,5%), Eslovaquia (6,7%) y Reino Unido (6,8%).

La presión fiscal en España, el conjunto de los impuestos y contribuciones sociales en relación con el PIB, se situó en 2016 en el 34,1%, cuatro décimas menos que un año antes, y sensiblemente por debajo de la media del 41,3% de la zona euro y del 40% de la UE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos