España, al margen del alza que el FMI prevé para las grandes economías en 2018

El organismo monetario rebaja en una décima sus cálculos del PIB, al 2,4%, por la «incertidumbre» del proceso catalán frente al avance mundial

J. M. CAMARERO

madrid. La economía española es la única de las grandes potencias que se ha quedado rezagada en la mejora de las previsiones realizadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para este ejercicio frente a la última estimación elaborada a mediados de octubre. El Producto Interior Bruto (PIB) crecerá un 2,4% en los próximos meses, lo que supone una décima menos de lo que había estimado el FMI anteriormente. Para el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, este recorte «no es significativo», pero contrasta con el optimismo que invade al resto de países de primera división con los que suele compararse el Gobierno. Para 2019, sí ha mejorado su estimación en una décima situando el crecimiento en el 2,1%, un punto menos que en 2017.

El organismo, cuya directora general es Christine Lagarde, apunta a la situación política que se vive en Cataluña como el factor que puede desestabilizar al conjunto de la economía, pero sin nombrar directamente a este conflicto. De hecho, en el informe presentado ayer en el Foro de Davos (Suiza) el FMI señala que ha rebajado su expectativa debido al aumento de la «incertidumbre política» que influirá sobre «la confianza y la demanda» del país. Al mismo tiempo, el Fondo reconoce que «el crecimiento en España ha estado bastante por encima del potencial» después de que el PIB creciera un 3,3% durante 2016 y otro 3,1% el año pasado.

Desde el pasado mes de octubre, el FMI no se había vuelto a pronunciar sobre la situación por la que atravesaba España, ni tampoco lo había hecho tras las elecciones autonómicas del 21 de diciembre. A pesar de la rebaja, las previsiones del FMI para este año se aproximan a las del propio Ejecutivo, que espera un crecimiento del 2,3%, un registro que ya incluye el impacto de la crisis territorial de medio punto frente a sus cálculos iniciales. Eso sí, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado en varias ocasiones que si el conflicto en Cataluña mejora, la proyección podría estar por encima de esa cifra. También el economista jefe del FMI, Maury Obstfeld, se mostró ayer confiado en que la incertidumbre «disminuya» y que ambas partes encuentren «una vía para avanzar».

A medida que se desacelera el crecimiento económico, los países que han mantenido una evolución más moderada de su actividad se acercan a las cotas españolas. En el caso de Alemania, el FMI ha revisado al alza en medio punto su previsión de PIB para este año, hasta el 2,4%, y otros 0,5 puntos en 2019, hasta el 2%. Por su parte, la economía francesa avanzará en 2018 una décima más de lo calculado inicialmente por el Fondo, hasta el 1,9%. También Italia se ha visto impulsada por los análisis más favorables del FMI, con un PIB que crecerá tres décimas más de lo inicialmente previsto, hasta el 1,4%. El conjunto de la zona euro mejorará a un ritmo del 2,2%, un 0,3% más de lo que se había calculado antes.

En el caso de EE UU, su riqueza mejorará un 2,7% -cuatro décimas más de lo esperado hasta ahora-. Será el país avanzado que más crezca, justo al contrario que Reino Unido, cuya economía solo lo hará un 1,5% por los efectos del 'brexit'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos