España está a la cola de las economías avanzadas en inclusión y equidad

J.A.B.

madrid. La macroeconomía ha recobrado gran parte de la salud pérdida en la crisis -los tres últimos con un PIB creciendo a una tasa anual superior al 3% así parecen acreditarlo-, pero la micro sigue adoleciendo de problemas graves que se traducen en desigualdades importantes. Es la conclusión que se viene extrayendo de distintos estudios, los últimos conocidos ayer en el marco del Foro Económico Mundial que se celebra esta semana en Davos (Suiza).

El llamado Índice de Desarrollo Integrador (IDI) analiza el rendimiento de hasta 103 países en tres pilares: crecimiento y desarrollo, inclusión y equidad intergeneracional. Y en ellos España ni siquiera logra situarse entre los veinte mejores: ocupa el puesto 25 en inclusión, el 24 en crecimiento y desarrollo, y el 22 en equidad intergeneracional traducido, por ejemplo, en materia de pensiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos