http://static.larioja.com/www/menu/img/empresas-riojanas-desktop.jpg

Valor añadido y un paso más

Las instalaciones del Centro Tecnológico del Calzado cuentan con laboratorios, como el químico, dotados con la última maquinaria. :: CTCR/
Las instalaciones del Centro Tecnológico del Calzado cuentan con laboratorios, como el químico, dotados con la última maquinaria. :: CTCR

El Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja cumple una década en la que ha desarrollado 200 proyectos

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Ha celebrado en este 2017 su primera década al servicio del sector que da motor, identidad y nombre a la ciudad del calzado. Su inquietud ha sido guiarle en la apuesta por el valor añadido a través de la investigación y la innovación, por la internacionalización y por asomarse continuamente al futuro para que el sector esté preparado para afrontarlo en el competitivo entorno mundial.

Ubicado en el corazón industrial de la ciudad, en el polígono El Raposal, el Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja (CTCR) ha cumplido diez años erigido como referente en investigación y como instrumento para ofrecer soluciones integrales multidisciplinares. «Dado que el tamaño de nuestras empresas no da para que tengan departamentos de I+D+i, somos el vehículo para conseguir el valor añadido que hoy por hoy es tan necesario, máxime ante el tsunami imparable de la transformación digital y tecnológica», valora su gerente, Javier Oñate.

CTCR

- Apertura
16 de enero del 2007
- Dirección
Calle El Raposal, número 65, en Arnedo
- Trabajadores
26, la mayor parte de alta cualificación
- Asociados
110 empresas, el 80% son empresas fabricantes o comercializadoras de calzado

El CTCR está constituido como una asociación empresarial privada sin ánimo de lucro, contando con 110 asociados (el 80% fabricantes o comercializadoras de calzado). A su servicio, el CTCR ha desarrollado 175 proyectos entre su nacimiento en el 2007 y el 2016 de la mano de los 26 profesionales de alta cualificación y experiencia con los que cuenta en sus departamentos de Nanotecnología y nuevos materiales, TIC's, Electrónica y automática, Mecánica y prototipado y Medio ambiente... A falta de cerrar el 2017, ha presentado 22 proyectos hasta septiembre, el 68% de ellos de ámbito internacional, el 27% regional y el 5% nacional. Además, en paralelo, más de 400 clientes confiaron en su actividad, contratando distintos servicios especializados a lo largo del 2016.

Mientras las empresas están centradas en el exigente día a día y en la siguiente temporada, el CTCR se convierte en su aliado para desarrollar proyectos que les permitan competir en el futuro, aportando valor añadido al producto, a los procesos, valores comerciales, plataformas e-commerce... todo lo que puede abarcar una empresa. «Ahora, escudriñamos la Industria 5.0, después de la transformación de la digitalización en la 4.0 -explica Oñate-. La revolución tecnológica de la 5.0 va a requerir que las empresas sean flexibles y capaces de trabajar con la robótica colaborativa y tener digitalizado cada proceso de la empresa, todo híper conectado y, a su vez, conectado con el cliente para llegar a individualizar el producto».

Junto a estos servicios, otro fundamental del CTCR es el de formación. Como balance, con 467 personas a lo largo del pasado 2016, en estos diez años ha formado a 4.005 personas en 4.036,5 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos