http://static.larioja.com/www/menu/img/empresas-riojanas-desktop.jpg

El reto de la evolución continua

David Fernández, en el centro, junto con dos trabajadoras de Jamones Galilea, en la tienda de Jorge Vigón. :: /Juan Marín
David Fernández, en el centro, junto con dos trabajadoras de Jamones Galilea, en la tienda de Jorge Vigón. :: / Juan Marín

Jamones Galilea ha experimentado un palpable crecimiento desde su apertura | La empresa cuenta con tres tiendas en la actualidad en Logroño y ha aumentado su gama de productos con el sector cárnico como especialidad

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

Jamones Galilea comenzó su andadura empresarial en el año 2000 con una única tienda, una charcutería que abrió sus puertas en la logroñesa calle Pérez Galdós. Desde entonces y hasta la fecha, la empresa ha experimentado una evolución continua, tanto en tamaño como en producto.

De hecho, Jamones Galilea cuenta actualmente con tres tiendas en la capital riojana. «Nos dedicamos igualmente a la distribución tanto en la hostelería como en otros ámbitos variados», indica David Fernández, gerente de la empresa desde el año 2008, quien define su negocio como una «charcutería de alta gama».

LA EMPRESA

Nombre
Jamones Galilea.
Evolución
La empresa comenzó a funcionar en el año 2000 con una única tienda situada en el número 47 de la calle Pérez Galdós. Actualmente, cuenta con dos tiendas más, una en Jorge Vigón (esquina con Juan XXIII) y otra en Avenida de la Paz (esquina con Padre Claret).
Contacto
www.jamonesgalilea.com y en los teléfonos 941-214417, 941-230226 y 941-256267.

Fernández admite que el producto estrella de su empresa es el jamón. «Pero no nos hemos querido quedar solo ahí», indica. «Por esa razón, además de vender otro tipo de embutidos y de distintos tipos de quesos, hace un par de años nos introdujimos en el sector cárnico, ofreciendo a nuestros clientes productos como precocinados, pollo, aves...», enumera.

Además de la venta en tiendas, la empresa también se dedica a la distribución

«En el 2008 trabajábamos cinco personas en Jamones Galilea y ahora somos 16», indica el gerente

En cuanto a los clientes, el gerente de Jamones Galilea tiene claro el perfil. «Estamos enfocados hacia una clientela que busca algo diferente de lo que encuentra en las grandes superficies», explica. Para lograr esa diferenciación, Fernández afirma que es necesario un proceso de información previo. «Hay que estar al día para saber cómo evoluciona el mercado», expone. «Nosotros vamos continuamente a Madrid o a Barcelona para ver cómo se está trabajando y para poder traer posteriormente a Logroño lo que allí nos encontramos», apostilla.

Trato personalizado

Detrás de ese proceso, dos son los pilares que marcan la línea de actuación de Jamones Galilea. «Ofrecemos tanto productos de calidad como un trato personalizado al cliente», concreta Fernández. «Mimamos muchísimo el producto e intentamos ofrecer un servicio perfecto para que la gente que nos venga a visitar por primera vez vuelva muchas más», añade.

El jamón sigue siendo el producto estrella de la empresa. ::
El jamón sigue siendo el producto estrella de la empresa. :: / Juan Marín

Ese crecimiento también se ha ampliado a otros terrenos de la comercialización. «Por ejemplo, hacemos también hincapié en el tema del envasado para que sea cómodo para el cliente y para que los productos se puedan conservar de la mejor manera posible», cuenta el gerente de Jamones Galilea, una empresa que también ha experimentado un fuerte proceso de ampliación en el número de trabajadores. «Cuando me hice cargo de ella en el año 2008 éramos cinco personas, ahora estamos 16 y para finales de año esperamos ser algunos más», asegura Fernández.

En lo referente al futuro, el gerente de Jamones Galilea afirma que se seguirá trabajando en la misma línea actual. «Siempre intentaremos estar al tanto de las novedades para tratar de adaptarnos a ellas», concluye David Fernández. Ése es el reto de la evolución continua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos