http://static.larioja.com/www/menu/img/empresas-riojanas-desktop.jpg

Domesticadores de hongos

Mediciones dentro del laboratorio del Centro Tecnológico del Champiñón en Autol. :: /María Félez
Mediciones dentro del laboratorio del Centro Tecnológico del Champiñón en Autol. :: / María Félez

El centro colabora también con el CIBIR en tratamientos para la obesidad o encontrar actividad antitumoral y antibacteriana

María Félez
MARÍA FÉLEZCalahorra

El Centro Tecnológico de Investigación del Champiñón de La Rioja (CTICH) nació en el año 2003 como elemento dinamizador del sector de los hongos cultivados. Con más del 50% de la producción de champiñón y setas, La Rioja es la primera región productora de España y el objetivo del CTICH es el fomento de la investigación y desarrollo tecnológico, la mejora de la calidad de la producción y el aumento de la competitividad a través de la prestación de servicios a sus asociados y la realización de proyectos de investigación científica y desarrollo tecnológico, públicos o por contrato.

«La investigación que se hace en el centro va enfocada a lo que el sector necesita y nuestra intención es que todo lo que hacemos dentro se pueda transferir después a las empresas», comenta Marga Pérez, gerente desde el 2005 del centro.

CTICH

Apertura
El centro se abrió en el año 2003.
Ubicación
Autol.
Su trabajo
Servicio al sector a través de la formación, del servicio analítico o a través de la investigación enfocada a lo que el sector necesita para poder transferirlo a los cultivos.

Dentro de ese objetivo existen dos grandes líneas: la de producción y cultivo que lleva todo lo que tiene que ver con la producción del champiñón y la seta (sustratos, hongos exóticos y todo lo que abarca las diferetentes fases del cultivo) y luego la línea de salud «en la que intentamos ver el champiñón y las setas más allá de lo que es el propio alimento, como sus características bioactivas, propiedades nutricionales o la utilización como base para hacer cosméticos», explica esta doctora en Ciencas Químicas.

«Estamos centrados en conseguir que se utilicen menos fitosanitarios para ser más ecológicos»

«La investigación del centro va enfocada a lo que el sector necesita para transferirlo»

«En estos momentos, por ejemplo, se está trabajando con el CIBIR en distintos proyectos en los que hemos visto actividad antitumoral, antibacteriana y posibles tratamientos para la obesidad», detalla.

Entre otras líneas, el centro trabaja también en la posibilidad de 'domesticar' hongos silvestres para convertirlos en cultivables. «Es un proyecto que se inicio en colaboración con la sociedad micológica que traían setas recogidas en La Rioja y provincias limítrofes», explica. De ahí se hizo un banco de setas que se están intentando 'copiar' en su modo cultivable. «Con cada una de las que hemos probado estamos en una fase: de algunas hemos conseguido el micelio y con otras estamos intentando encontrar las condiciones para que fructifiquen», comenta. Es lo que pasa por ejemplo con el perrechico. «Es una seta que gusta mucho y si lograsemos poder culivarla sería todo un éxito para el sector», comenta Francisco Sáenz, nuevo presidente de la Asociación de Cultivadores.

El banco de hongos sirve también para mantener la biodiversidad de la zona. «Aquí los mantenemos en un sistema de ultracongelación y puede ser muy interesante en el caso de que alguna especie desaparezca tal y como están las cosas», explica Marga.

Además hay más proyectos. «Tenemos uno para hacer cosméticos y estamos muy centrados en la línea de enfermedades y plagas», explica. «Cada vez se intentan utilizar menos fitosanitarios y conseguir agentes de biocontrol que podamos utilizar, que sean más ecológicos», finaliza. Con el trabajo que se está realizando esperan también que aumente el consumo. «Seguimos siendo un país poco consumidor», concluye esta experta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos