http://static.larioja.com/www/menu/img/empresas-riojanas-desktop.jpg

Una cooperativa sin miedo a mirar al futuro

Proceso de embotellado del rosado de Castezo. /Sergio Martínez
Proceso de embotellado del rosado de Castezo. / Sergio Martínez

Bodegas Najerilla, que aglutina a 280 socios de la comarca, mantiene desde su fundación un carácter innovador y de crecimiento

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZ

La modernización de las cooperativas vitivinícolas ha sido una tendencia en Rioja en los últimos años, dando pasos para crear identidades propias, entrar en los mercados y ser competitivas. Bodegas Najerilla, en Arenzana de Abajo, supone un claro ejemplo de ello, ya que desde su fundación, en el año 1981, ha mantenido su número de socios, pero ha ido creciendo, ampliando sus instalaciones, mejorando sus procesos de elaboración y realizando sus propios vinos, para mostrar en primera persona, la calidad que pueden ofrecer.

Bodegas Najerilla puede considerarse una cooperativa relativamente joven, pero más de treinta años han dado para mucho. «Era una zona sin cooperativas, por lo que entre finales de los setenta y comienzos de los ochenta se planteó la posibilidad de poner en conjunto a todos los viticultores de la zona», explica Alfredo Hernán, presidente de Bodegas Najerilla. Los primeros pasos se dieron con un importante participación de socios, en una cifra similar a la actual, de 280.

BODEGAS NAJERILLA

Superficie
hectáreas componen el terreno de producción de Bodegas Najerilla, uno de los más extensos de Rioja.
Dirección
Carretera de Anguiano, s/n. (Arenzana de Abajo).
Teléfono
941 362 783.
Web
www.bodegasnajerilla.es | najerilla@bodegasnajerilla.es
Socios
280 socios forman la cooperativa, que cuenta con viñedo en once pueblos de la comarca..
Certificaciones y normas:
Certificaciones ISO 9001 y 14001 y en proceso las normas BRC e IFS.
Sus vinos
Señorío de Valdiestro, Condado de Artola, Briñal, Castezo y Cepa Negra. | Tempranillo tinto, garnacha, mazuelo, viura y tempranillo blanco.
Producción
8 millones de kilos de uva.
Viñedo
Alesón, Arenzana de Abajo, Arenzana de Arriba, Badarán, Baños de río Tobía, Camprovín, Cordovín, Manjarrés, Tricio, Bezares y Bobadilla.
Premios
Primer premio en blanco y tercero en tintos en el Concurso de Vinos de Cosecheros de Logroño 2015.

Desde su nacimiento la bodega se planteó con ambición, ampliándose poco a poco, con importantes hitos como la compra de una nave independiente a la originaria para el embotellado y la crianza, situada en el mismo terreno, o la creación de sus marcas para embotellar sus propios vinos a partir del año 2000. «Desde los noventa se plantearon una serie de inversiones continuadas, siempre buscando que la bodega creciese y fuese adaptándose a los nuevos tiempos», apunta Alfredo Hernán.

Entrevista

Actualmente la bodega destina a sus propios vinos aproximadamente el 15 por ciento de su producción, encontrando en ellos buena aceptación por parte de los clientes y exportándolos a diez países, en los que encuentra cada vez mayor demanda. Sus marcas son Señorío de Valdiestro, Condado de Artola, Briñal, Castezo y Cepa Negra, esta última destinada a reservas selección, con vinos elaborados de uvas de viñedo antiguo, alguno centenario.

El resto de su producción se vende a otras bodegas, con las que les une una relación de varios años de trato, algo que habla bien de la confianza que depositan en Bodegas Najerilla: «Aunque tenemos la puerta abierta del embotellado e intentamos crecer un poco en esa parcela, nuestro principal negocio sigue siendo la venta de vino a granel. Las bodegas que lo requieren son fieles, algunas de ellas compran desde 1981, porque tenemos un estándar de calidad y un especial control de la elaboración en todos sus procesos». Algunos de los secretos de sus vinos son la importante cantidad de viñedo viejo que aún posee la zona así como las características de la uva, que aguanta mejor la crianza y el envejecimiento.

Bodegas Najerilla ya se plantea cual será la próxima línea a escribir en su intensa historia, «marcando siempre un crecimiento continuo y controlado», comenta Alfredo Hernán, pero apuntando siempre a «la producción de mejores vinos». La cooperativa mantiene su tendencia a la expansión, centrada en la calidad y respaldada por un grupo de socios que supone su mejor valor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos