La Rioja

La tradición deja espacio a la modernidad

vídeo

/ Miguel Herreros

  • empresas riojanas

  • La cooperativa comarcal de Navarrete vive un continuo proceso de evolución

  • La sociedad navarretana fue fundada en 1989 con alrededor de sesenta socios y actualmente aglutina a unos 170 viticultores

No estancarse supone prosperar y avanzar. Esa frase resume muy bien el proceso que se vive dentro de la cooperativa comarcal de Navarrete desde su fundación en 1989 hasta la actualidad. «Constantemente estamos haciendo inversiones», señala el secretario de la sociedad y presidente del Consejo Regulador de la DOCa Rioja, José María Daroca.

Los inicios de la cooperativa se remontan a fechas incluso anteriores a las de su fundación. «Se empezó a formalizar entre 1984 y 1986», explica Daroca. «En 1988 parte de los socios fundadores vendieron conjuntamente sus uvas a 105 pesetas y en 1989 metimos la primera cosecha», añade. En aquellos tiempos, contaba con un número aproximado de sesenta socios y 27 años después ya se han alcanzado cerca de 170. «Y cuando empezamos teníamos una producción de 1.500.000 kilos y ahora andaremos en torno a los 3.700.000», apostilla el secretario.

especial

Los inicios de la bodega, cuyos socios pertenecen a Navarrete, Entrena, Medrano, Daroca, Hornos de Moncalvillo, Sotés, Sorzano y Ventosa, no fueron sencillos. «En esa época se dio un desplome bastante importante de los precios pero eso no impidió que nos atreviésemos a afrontar una importante inversión para contar con una planta embotelladora», cuenta Daroca.

Conforme fueron aumentando el número de socios y el volumen de litros de vino que entraban en las instalaciones de Navarrete, las inversiones también se fueron multiplicando. «Por un lado, tuvimos que hacer una ampliación de las instalaciones en el año 2000 y, por otra parte, también pusimos una depuradora ecológica que nos hace un gran servicio», relata el secretario. «También hemos cambiado las prensas, hemos montado remontadoras en todos los depósitos y hemos puesto unas rejillas especiales», enumera. «Continuamente, estamos evolucionando y adaptándonos a la modernidad y a los tiempos actuales», remata.

Para Daroca, esos cambios eran necesarios para ser seguir siendo competitivos. «Cualquier cosa que pueda mejorar nuestros vinos es bienvenida», asegura. «Lo bueno es que ahora estamos viviendo una época de estabilidad de precios dentro del sector y eso también nos ayuda», apuntilla.

La evolución dentro de las instalaciones y de los procesos también se deja ver dentro de la propia sociedad. «Yo veo de manera muy positiva el futuro de la cooperativa porque ha entrado gente muy joven a al junta, que ha venido con muchísimas ganas de trabajar y de hacer cosas nuevas», razona Daroca. «Y además cuentan con todo el apoyo de la gente que llevamos aquí muchos años», añade. «El relevo está asegurado», finaliza el secretario de la Cooperativa Comarcal de Navarrete.