El empleo temporal crece casi diez veces más rápido que el fijo en 2017

Los sueldos siguen cayendo, un 0,2%, en las grandes empresas mientras se incrementan un 0,9% en las medianas

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. La recuperación económica sigue sin tener un fiel reflejo en un avance similar dentro del mercado laboral, caracterizado aún por la elevada temporalidad y una congelación casi generalizada de los salarios, a pesar de la mayor creación de empleo registrada en los tres primeros meses de este año. La Central de Balances del Banco de España, el informe en el que se incluyen los estados de una muestra representativa de las compañías no financieras del país, indica que hay recuperación de puestos de trabajo, sí, pero que es «mucho más intensa en los de carácter temporal».

La creación de empleos eventuales ha avanzado a un ritmo del 8,4% entre enero y septiembre, mientras que la de puestos de tipo fijo lo ha hecho en apenas un 0,9% en ese mismo periodo. Es decir, un alza que resulta casi diez veces superior en caso de los contratos temporales frente a la de los indefinidos. Aunque el crecimiento experimentado en este último grupo de trabajadores es mejor durante este año que en el mismo periodo de 2016, cuando caía un 0,2%, los registros aportados por el Banco de España confirman que el crecimiento del empleo se basa fundamentalmente en los perfiles ligados a determinadas profesiones con puntas de actividad en verano o invierno, como la hostelería, el comercio o agricultura, entre otras.

En cualquier caso, el supervisor reconoce que el empleo se mantuvo en una senda de recuperación tanto en 2016, con un incremento del 4,1%, y que lo sigue haciendo durante este ejercicio, con un crecimiento del 2,2%, por encima del 1,5% del año pasado.

Si se analizan los datos por tipos de empresas es entre las grandes compañías en las que más ha crecido la creación de empleo, con un avance del 2,2% en los tres primeros trimestres de este año, mientras que en el caso de las medianas ha superado ampliamente el 5%, más del doble que en el de las corporaciones y multinacionales.

Además, los datos del supervisor constatan las dos realidades antagónicas que viven las empresas en el campo de los salarios. Como norma general, las remuneraciones que perciben los trabajadores siguen sin mejorar. Es más, en los tres primeros meses del año esa cuantía ha caído un mínimo 0,2%, frente al 0,4% que retrocedieron en el mismo periodo del año pasado. Pero el drenaje de los sueldos es mayor aún en las grandes empresas, donde caen de media un -0,2%, que en el de las medianas, con un alza del 0,9% hasta septiembre. Esta circunstancia se debe, básicamente a que quienes acceden a un puesto de trabajo «tienen remuneraciones más bajas con respecto a los que ya están en planilla, y eso tira hacia abajo del salario medio de la empresa», según el supervisor. Se trata de una realidad que viene registrándose desde hace dos años. De hecho, en 2016, la remuneración en las grandes empresas cayó un 0,3% mientras que en el caso de las medianas subió un 1% y en el de las pequeñas, un 0,8%.

Por otra parte, los beneficios de las empresas no financieras han mejorado un 4,8% hasta septiembre. Este incremento del resultado neto ordinario se debe a la moderación de la actividad de muchas de estas compañías, sobre todo las ligadas al sector energético, como consecuencia del impacto del alza de materias primas como el crudo sobre sus cuentas periódicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos