La unión agrícola hace la fuerza

José Andrés Moneo, gerente de Garu, posa en un almacén. :: D.M.A.
José Andrés Moneo, gerente de Garu, posa en un almacén. :: D.M.A.

La Cooperativa Garu de Santo Domingo es la más grande de La Rioja, con 800 socios a los que ofrece «libertad» | Extendida a La Rioja Baja y Burgos, también posee el 50% de la empresa Ultracongelados del Oja

DIEGO MARÍN ABEYTUASANTO DOMINGO.

Con 800 socios, Garu es la cooperativa agrícola más grande de La Rioja. Aunque su sede central se encuentra en Santo Domingo de la Calzada, actualmente cuenta con instalaciones en Cuzcurrita de Río Tirón, Briones, Villar de Torre, Ausejo y Castildelgado (Burgos), más otros dos de campaña en Leiva y Baños de Rioja. Dedicada, sobre todo, al cereal (trigo, cebada, centeno, colza...), también trabaja hortalizas como el guisante y la alubia verde.

La cooperativa nació en 1982 con la unión de 350 agricultores de La Rioja Alta, pero, sobre todo en los últimos cuatro años, ha experimentado un gran crecimiento gracias a su expansión. También destaca por poseer el 50% de la empresa Ultracongelados del Oja, a la que suministra guisantes para su congelación y comercialización.

Nombre
Cooperativa Garu.
Sedes
la central se encuentra en Santo Domingo de la Calzada, pero cuenta con instalaciones en Cuzcurrita del Río Tirón, Briones, Villar de Torre, Ausejo y Castildelgado (Burgos), además de en Leiva y Baños de Rioja.
Productos
sobre todo, cereal (trigo, cebada, centeno, colza...) y hortalizas (guisante y alubia verde), aunque suministra a sus socios lo necesario para producir.
Facturación
34 millones de euros al año.
Otros
Garu posee el 50% de la empresa Ultracongelados del Oja.

«Las cooperativas son fundamentales para el agricultor, gracias a ellas consiguen mejores precios tanto en la venta del producto como en el suministro de materiales, además del asesoramiento técnico y la ayuda que se les ofrece», explica el gerente de Garu, José Andrés Moneo, quien resume fácilmente la filosofía de la empresa: «Si a los agricultores les va bien, a nosotros también. Porque nos pagan ellos. Y un agricultor individual no tiene fuerza».

«Las cooperativas son fundamentales para el agricultor, gracias a ellas se consiguen mejores precios»

«No hay problema si el socio no quiere trabajar algún producto con nosotros», afirma José Andrés Moneo

No obstante, el gerente de Garu subraya que la suya es «una cooperativa de servicios»: «Ofrecemos a nuestros agricultores todo lo que necesitan para producir, tanto semillas como fertilizantes, productos fitosanitarios... hasta gasóleo». Y también «comercializamos su producción». La actividad de Garu revela que la agricultura de Santo Domingo ha variado en los últimos años; ya no se cultiva tanta patata sino que ha derivado hacia el guisante y la alubia. Exporta habitualmente colza y girasol al sur de Francia y, puntualmente, cebada a Malta.

«La cooperativa tiene simpatizantes en la zona de Ausejo porque nació de las inquietudes de los agricultores afiliados a UAGR y estos nos demandaron unas instalaciones allí, porque los socios necesitan cercanía», recuerda José Andrés Moneo. El gerente de Garu destaca la libertad que otorga a sus socios: «Nos diferenciamos en que no hay problema si el socio no quiere trabajar algún producto con nosotros. También tenemos un capital social bajo, así que no cuesta mucho hacerse socio».

Fotos

Vídeos