Graves problemas de ciberseguridad o la fabricación de moléculas

La sala principal se llenó, y hubo que facilitar una segunda para acoger a más asistentes. :: /Juan Marín
La sala principal se llenó, y hubo que facilitar una segunda para acoger a más asistentes. :: / Juan Marín

Los expertos tan solo reconocen saber a día de hoy el 10% de las nuevas posibilidades y utilidades de esta tercera revolución cuántica

Sergio Moreno Laya
SERGIO MORENO LAYALogroño

Jóvenes informáticos, jóvenes químicos... profesores de informática, profesores de química... Lo que ha unido la computación cuántica que no lo separe de momento absolutamente nadie. Porque son muy pocos en el mundo los que saben realmente de esta materia. Y por tanto, La Fombera fue la constatación de que tanto alumnos como profesores se están poniendo al día para poco a poco transitar hacia la realidad práctica de la cuántica, que acabará llegando. «No sabemos si en quince, en diez o en cinco años. Quizás para nosotros como ciudadanos normales tarde un poco más, diez o quince años, pero las grandes coorporaciones estarán desarrollando proyectos en lenguaje cuántico en cinco años, y de ahí a la pymes hay un salto muy pequeño». Álvaro García salió de la sala con esta opinión. Y como informático impaciente por saber que pasa y formar parte de este cambio. Alumnos, y también profesores, como Félix San Juan, experto en asuntos espaciales que se calificó «como un neófico que viene a escuchar», y que salió con la impresión de que «se abren de nuevo grandes oportunidades para el futuro».

En menos de cinco años habrá ordenadores capaces de romper los sistemas de seguridad actuales. «Será el turno de establecer nuevos criterios de seguridad cuántica y postcuántica, telecomunicaciones QKD», apuntó Alfonso Rubio-Manzanares. Los bancos, los gobiernos y las operadoras ya están en ello. «Podremos diseñar nuevos materiales o moléculas», y las empresas aeronáuticas y farmacéuticas ya están en ello. «Podremos desarrollar redes neuronales profundas», y los centros y empresas de inteligencia artificial ya están en ello. Ahora mismo, con un ordenador D-Wave, ya se pueden tratar todos los problemas de optimización. «Esto incluye optimización de distribución, scheduling... Capacidad de cálculo, quantum blockchain, quantum 4 quants... que «serán magnificas herramientas para todos los sectores económicos».

Y todavía, «no sabemos ni el 10% de las nuevas posibilidades y utilidades». Cuando salió internet, «nadie se imaginaba que de las diez mayores empresas por capitalización bursátil, nueve se dedican a lo de internet», cerró Rubio-Manzanares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos