Una feliz jubilación y una gran posibilidad para el autoempleo

Asistentes a la reunión del Consejo Riojano de Autónomos.
Asistentes a la reunión del Consejo Riojano de Autónomos. / M. Herreros

El Consejo de Autónomos busca soluciones al relevo generacional en el comercio

Sergio Moreno Laya
SERGIO MORENO LAYA

Es como una constante en el día a día de Marisa y Patricio. Llevan más de treinta años en su negocio y se acerca el momento de jubilarse. Su pequeño local funciona. Ha servido para sacar adelante a una familia, pero es que además el barrio en el que está situado necesita de la presencia de este establecimiento. La jubilación de sus actuales propietarios dentro de dos años podría provocar que el negocio quedara cerrado para siempre. A Patricio le encantaría contratar a alguien para que aprendiera en este tiempo los secretos de su profesión, para que conociera a su clientela, para que fuera tomando pequeñas decisiones de cara a un posible y feliz traspaso para todas las partes. Pero a Patricio las cuentas no le acaban de salir. «Es que contratar a alguien es muy caro. Además está el riesgo de no acertar con la persona adecuada», explica. Pero hay más: «luego está el hecho en sí de el valor de este negocio. ¿Podrá pagar realmente todo lo que aquí hemos conseguido durante estos más de treinta años?».

Además

Dudas de Patricio y Marisa, que no son ni mucho menos una excepción. El relevo en pequeños negocios rentables abre una serie de interrogantes que en muchas ocasiones dificultan el traspaso de los negocios, la continuidad del mismo, el cambio generacional, en definitiva que otra familia pueda ganarse la vida de forma honesta a través del autoempleo, mientras que quienes los traspasan tengan una más que merecida jubilación. Concitar estas dos cuestiones parece un hecho complejo y las instituciones andan buscando alguna solución que permita concitar todas las voluntades con un claro objetivo, que «ningún pequeño negocio rentable se cierre», tal y como manifestó el pasado jueves la consejera de Desarrollo Económico, Leonor González Menorca, quien presidió el Consejo Rioja del Trabajo Autónomo.

Dos fórmulas

La primera
Un itinerario previo de contratación de desempleados por parte del titular que prevé cesar en la actividad para que dé continuidad a su negocio.
La segunda
Ayudas para la contratación de un emprendedor con el que no existiera relación laboral previa.
Los beneficiarios
Dos colectivos prioritarios como son los desempleados menores de 30 años y los mayores de 45 años de larga duración.

Los diversos organismos que los conforman se sentaron para reconocer de primera mano cuál es la propuesta del Gobierno de La Rioja en relación a una pronta redacción de un Plan de Relevo Generacional en el pequeño comercio riojano. Los allí presentes escucharon que la intención es establecer dos fórmulas claras para ayudar en la medida de lo posible a que este relevo generacional sea feliz para todas las partes. En primer lugar, se pretende establecer un itinerario previo de contratación de desempleados por parte del titular que prevé cesar en la actividad para que dé continuidad a su negocio. Y en segundo lugar otras ayudas para la contratación de un emprendedor con el que no existiera relación laboral previa.

Concretamente, estas ayudas dirigidas a fomentar la inserción de los trabajadores en desempleo, que otorgará la dirección general de Empleo, se dirigen, por un lado, a trabajadores autónomos mayores de 63 años. Buscan subvencionar la contratación de jóvenes desempleados menores de 30 años con intención de continuar el negocio tras la jubilación del titular. Por otro, también se prevé facilitar la contratación de desempleados mayores de 45 años por parte de menores de 30 que se constituyan como autónomos de su mismo sector de actividad que puedan aportarles su experiencia.

«Estamos negociando pero ya hemos podido comprobar que lo que nos ha presentado el Gobierno incluye gran parte de nuestras propuesta, pero como en toda negociación, todos debemos ceder en alguna cuestión», constató tras la cita del Consejo Javier Marzo, secretario general de la Unión Profesional de Trabajadores Autónomos de La Rioja (UPTA). «Creemos que estamos ante un plan muy importante que debe estar orientado a las personas jóvenes, a las que se harán cargo de esos pequeños negocios rentables», puntualizó Marzo. Sin duda, en su opinión, un momento determinante es el traspaso del negocio. «Es ahí donde debemos trabajar para encontrar soluciones», señala. Porque el autónomo que se jubila «no va a traspasar gratis su negocio, como es lógico» y el joven que quiere hacerse con él, «sabemos que lo normal es que no disponga del dinero necesario para adquirirlo». De ahí que «sean vitales las ayudas que pueda establecer la ADER en esta cuestión. Ayudas que yo entiendo deberían devolverse, sin intereses, a los años una vez superado esta primera fase».

Para las familias

Jesús Pérez es ingeniero, es autónomo y es representante de la Asociación de Trabajadores Autónomos en La Rioja (ATA), que también está formando parte activa de la redacción de este futuro plan. «Se ha hablado de muchas cuestiones, también de seguridad laboral; pero nos hemos centrado en todo lo relativo al cambio generacional de estos negocios rentables», comentó a su salida de esta cita celebrada el jueves.

Entre otras cuestiones, para Pérez es vital otro aspecto habitual en la transición de estos negocios, la cuestión familiar. «En muchas ocasiones son otros miembros de la familia los que se hacen cargo de estos negocios, por tanto hemos querido saber qué idea al respecto se tiene por parte del Gobierno de La Rioja». Y esta cuestión parece que estará contemplada en la redacción final de este plan. «Según hemos podido saber, se podrá acceder a estas ayudas independientemente de si son o no familia directa».

Fotos

Vídeos