«La cuántica va de la confianza que tengo en mi sanidad, en mi gobierno o en mis amigos»

Ramsés Gallego, durante su intervención. :: /Juan Marín
Ramsés Gallego, durante su intervención. :: / Juan Marín

Ramsés Gallego Strategist & Evangelist del CTO en Symantec

Sergio Moreno Laya
SERGIO MORENO LAYALogroño

De formación universitaria en Ciencias Empresariales y Derecho, Ramsés Gallego posee una carrera de más de 20 años en las áreas de Gobierno TI, Gestión del Riesgo y Ciberseguridad. Es Strategist & Evangelist en la oficina del CTO en Symantec. Reconocido ponente internacional, ha visitado más de 25 países diferentes en los últimos 12 meses y recibido galardones en cuatro continentes. Fue nombrado 'Privacy by Design' Ambassador por el Gobierno de Ontario (Canadá) y tiene el privilegio de haber servido como International VicePresident en el Board of Directors de ISACA. Tiene el honor de haber tenido la bandera de Estados Unidos izada en su honor en El Capitolio, Washington DC y es Executive VP de la Quantum World Association. Y como tal, cerró en La Fombera, dentro del Think TIC estas jornadas sobre computación cuántica. Una intervención donde se centró, como no podía ser de otra manera, en la ciberseguridad ante un esquema cuántico. «Porque esto de la revolución cuántica no se trata de un sí o de un no; se trata de cuándo. Y estamos ante el futuro del ya, está pasando ahora», fijó antes de desarrollar sus principales conclusiones.

-¿De qué va esto de la cuántica?

-De una vuelta clara a los orígenes. Proteger y defender, proteger y defender... No me canso de repetirlo: esto de la cuántica va de proteger y defender. Se trata de volver a la raíces, regresar a los orígenes, volver al inicio. Esto de la cuántica va de confiabilidad. De proteger y defender. Y le podemos llamar como sea. Pero debemos hacernos las preguntas correctas en el momento correcto a la gente adecuada. «¿Todo esto es verdad?». «No sé mucho de RSA, pero cuando me sale en el ordenador el candadito...». Sé que todo esto puede resultar complicado, y puede llegar a ser un tema muy abstracto. Claro que es abstracto. Pero al mismo tiempo es tremendamente interesante. Porque habla de nosotros, habla de la confiabilidad que vamos a tener en los servicios y sistemas sanitarios, en mi gobierno, en mi banco, o incluso en mis propios amigos. Porque insisto, originalidad es volver a los orígenes. Y luego ya le llamamos como nos dé la gana. Se trata de proteger y defender, no hay nada más. Para ser 'guays' en seguridad, para ser 'cool' en tecnologías de la información debemos preguntarnos cómo va a afectar todo este cambio a mi privacidad, porque todo esto puede poner en jaque todo lo que aspiro a ser como sociedad.

«Esta 're-evolución' se halla en el nexo de unión entre la tecnología y el arte de protegernos»

«El futuro dependerá de nuestra capacidad para crear y mantener nuestros secretos»

-¿Y qué tipo de preguntas se hace usted?

-¿Y si el ISIS se hace con un ordenador cuántico? ¿Qué pasaría? No sé la respuesta, pero me hago la pregunta. Quizás sea un caso extremo, pero sirve para poner de manifiesto una posibilidad. Estamos en una 're-evolución', y debemos tener muy claro que se encuentra en el nexo de unión entre la tecnología y el arte. Pero no de pintar o de esculpir. El arte de proteger y defender. En este cruce de caminos entre la tecnología, con el internet de las cosas... Esta revolución tecnológica que tiene mucho que ver con el caos, de no visibilidad... pero también de privacidad de la información, de protección de mis datos médicos, de mi orientación sexual, de mis datos financieros, de la salud de mis hijos. Todo lo que hablamos va precisamente de esto. La computación cuántica es una etiqueta.

-Pero todo parece ir tan rápido que da la sensación de que no se lleva a tiempo a nada.

-El mundo ya va a la velocidad de la luz. Todo está conectado por sensores, de ahí las smartcities, y un semáforo declara una identidad, y una papelera quiere ser alguien. Esto es muy disruptivo. Los coches se hablan entre sí. De ahí que la protección de la información y la capacidad que tengamos para crear y mantener nuestros secretos dependerá nuestro futuro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos