La economía resiste y muestra su fortaleza con un alza del 0,8% en el tercer trimestre

El ministro de Economia, Luis de Guindos, en una sesión del Congreso. :: Javier LizÓN / EFE/
El ministro de Economia, Luis de Guindos, en una sesión del Congreso. :: Javier LizÓN / EFE

Es una décima menos que entre abril y junio, pero en tasa anual mantiene el ritmo del 3,1% y el Gobierno no ve un parón a final de año

D. VALERA MADRID.

La economía española volvió a mostrar músculo. Y lo hizo en un momento en el que las previsiones sobre su evolución no son nada positivas por el impacto de la crisis de Cataluña. Sin embargo, dejando a un lado los escenarios futuribles, lo cierto es que la velocidad de crucero se mantuvo en el tercer trimestre del año con un avance del PIB del 0,8%, según el dato adelantado por el INE. Una cifra que, pese a ser una décima inferior a la registrada entre abril y junio no puede achacarse a la inestabilidad catalana (la situación no era tan inestable) y sigue en la línea prevista por el Gobierno. Un camino que permitirá a España situarse de nuevo a la cabeza del crecimiento de las grandes economías de la UE. De hecho, el resultado del tercer trimestre es el mismo que el obtenido en los tres primeros meses de 2017 y superior al 0,7% con el que se cerró 2016. Por tanto, la velocidad de crucero continúa.

Prueba de ello es que la economía española se incrementó un 3,1% en tasa interanual -comparación del tercer trimestre de este año frente al del pasado curso-. Es el mismo ritmo que el registrado en los tres meses anteriores. Un avance que va en línea con la proyección del 3,1% para todo 2017 enviada por el Gobierno a la Comisión Europea en el plan presupuestario. Si se confirma este dato apenas sería una mínima ralentización respecto al incremento del 3,2% registrado en 2015 y 2016. De esta forma, el PIB mantiene una evolución positiva superior a la media de la UE a la espera de su evolución en el cuarto trimestre del año, donde podrían notarse los primeros impactos de la crisis de Cataluña.

Sin embargo, el Ejecutivo considera que el conflicto de Cataluña no tendrá efectos en el crecimiento económico este año gracias a la inercia positiva que arrastra el ejercicio. En este sentido, el ministro de Economía, Luis de Guindos, señaló ayer que la incertidumbre por el desafío independentista afectará «estrictamente» a la economía catalana en el cuarto trimestre. De hecho, De Guindos afirmó que en el resto de España «no se nota ningún efecto importante» por el escenario de inestabilidad y se mostró convencido de que esa fortaleza se mantendrá en los próximos meses.

Dudas para 2018

Una opinión que va en la línea de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). En concreto, el organismo que dirige José Luis Escrivá estima que el PIB en el cuarto trimestre debería ralentizarse hasta un 0,4% -crecer la mitad que en el tercer trimestre- para que la economía en 2017 avanzase menos de un 3%. Un escenario que el organismo responsable de velar por la estabilidad presupuestaria considera poco probable. De hecho, su última previsión es que la economía avance un 0,78% entre octubre y diciembre.

A falta de conocer los detalles de las variables que han contribuido al avance del PIB en el tercer trimestre -los datos desagregados se conocerán en las próximas semanas-, lo lógico es que sea la demanda nacional y, en concreto, el consumo de las familias el motor de este buen resultado. Asimismo, el sector exterior también habrá tenido una aportación positiva gracias al récord de exportaciones que se registra a lo largo de todo el curso.

En cualquier caso, la velocidad de crucero que disfruta la economía española sufrirá una desaceleración a partir de 2018. La pregunta es cuánto se frenará. La estimación del departamento que dirige Luis de Guindos es que el PIB avance un 2,3% el próximo curso tras rebajar tres décimas la proyección por la crisis catalana. Sin embargo, ayer el propio titular de Economía se mostró confiado en que si la situación de Cataluña vuelve a la «normalidad» tras las elecciones autonómicas del 21 de diciembre el PIB podría crecer «por encima del 2,5%».

Un optimismo que contrasta con las pesimistas estimaciones de la Autoridad Fiscal. El organismo fiscalizador considera que si la incertidumbre en Cataluña se corrige en poco tiempo el impacto en 2018 será de cuatro décimas. Sin embargo, si se prolonga, la economía podría crecer sólo un 1,5% el próximo curso.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos