Draghi alerta de una ralentización en la Eurozona y mira a Trump

El presidente del BCE, Mario Draghi, ayer en rueda de prensa. :: afp/
El presidente del BCE, Mario Draghi, ayer en rueda de prensa. :: afp

El BCE mantiene los tipos en el histórico 0% e insiste en remarcar que los estímulos seguirán más allá de septiembre si la situación lo requiere

ADOLFO LORENTE

BRUSELAS. El BCE anhela ser aburrido, sueña con volver a serlo, pero cuando todo parecía que, por fin, volvería a serlo, el 'efecto Trump' y su obsesión proteccionista puede dejar en papel mojado la hoja de ruta trazada desde la torre de cristal de Fráncfort. Así lo advirtió ayer el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que admitió cierta «moderación» en la pujanza de la Eurozona. Señales y más señales.

Pero ojo, que nada está escrito y menos con el actual inquilino de la Casa Blanca. 'Super Mario' no da puntada sin hilo. «Los riesgos relacionados con los factores globales, incluida la amenaza de un mayor proteccionismo, se han vuelto más prominentes», recalcó. Y es que una posible guerra comercial entre la UE y EE UU con el acero como víctima está a la vuelta de la esquina.

Draghi volvió a hacer de Draghi al término de un Consejo de Gobierno que sirvió, entre otras cosas, para despedir al portugués Vitor Constancio, que el 31 de mayo dejará la vicepresidencia en favor del español Luis de Guindos. El exministro debutará al lado de Draghi en la reunión del 14 de junio, que se celebrará en Riga, Letonia.

Más allá de las flores y los halagos, la reunión fue una patada a seguir a la espera de nuevos acontecimientos. «Debemos entender qué está sucediendo», recalcó el italiano. Como es habitual hace ya bastante tiempo, no hubo cambios en política monetaria. Los tipos de referencia siguen en el histórico 0% y la facilidad de depósito, en el -0,40%. Respecto a las medidas convencionales, los estímulos seguirán siendo de 30.000 millones mensuales al menos hasta septiembre.

La inflación, lejos del 2%

Las perspectivas económicas han dado un giro extraño en las últimas semanas y un cierto pesimismo se ha apoderado del ambiente. Que nadie espere una retirada inmediata. «Si las perspectivas fueran menos favorables, o si las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso del ajuste sostenido de la senda de inflación, el Consejo de Gobierno está preparado para ampliar el volumen y/o la duración del programa de compras de activos», acordaron los gobernadores.

Hoy, Merkel en la Casa Blanca

Y con los tipos ídem de ídem. «Esperamos que se mantengan en los niveles actuales durante un período prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos». El presidente del BCE, sabedor de la inquietud del mercado, volvió a recurrir a sus tres pes: «Paciencia, prudencia y persistencia». «Un amplio grado de estímulo monetario sigue siendo necesario para que las presiones de inflación subyacentes continúen aumentando», dijo. Pese a toda la artillería gastada, los precios siguen en el 1,3%, lejos del objetivo que pide «estar por debajo pero muy cerca del 2%».

El porqué de la moderación de la que ayer advirtió el BCE tiene mucho que ver con la incertidumbre que generan las políticas fiscales y comerciales de Donald Trump, sobre todo las segundas. El 1 de mayo, si nada lo impide, entrarán en vigor los aranceles del 25% y el 10% al acero y el aluminio comunitarios, respectivamente. Las espadas siguen en todo lo alto y hoy, en Washington, hay una reunión clave ya que la canciller alemana, Angela Merkel, visitará a Trump. Que nadie espere el buen rollito y las carantoñas que protagonizó con el francés Emmanuel Macron. Si el presidente estadounidense está a punto de comenzar una guerra comercial con la UE es, sobre todo, porque no soporta los superávits alemanes respecto a EE UU.

Ayer, fuentes de la Cancillería germana se mostraron pesimistas y aseguraron que o mucho cambian las cosas o Trump no dará marcha atrás. «Es muy importante que algunos de nuestros amigos hagan concesiones con respecto a las prácticas comerciales, aranceles e impuestos», afirmó el director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos