La doble escala salarial del Ibex

Los cinco ejecutivos mejor pagados cobran en un día como mínimo lo que gana un trabajador medio durante todo un año Los consejeros de las grandes empresas se suben el sueldo trece veces más que a sus trabajadores

J. M. CAMARERO / A. ESTRADA MADRID.

Dos mil diecisiete fue un nuevo año de contención salarial para los trabajadores -y ya va una década con esta inercia- y de un nuevo empujón a las retribuciones de los ejecutivos de las compañías, que mantienen en general los sueldos altos en un ritmo ascendente del que no se han desprendido ni en los peores tiempos de la crisis. Esta dualidad del mercado laboral entre unos y otros encuentra su mejor reflejo en las grandes cotizadas, agrupadas en el Ibex-35, donde la remuneración del conjunto de sus consejos de administración repuntó un 17,4%. El avance contrasta con el que obtuvieron las plantillas de esas mismas empresas, cuyo incremento salarial fue, de media, el 1,4%. Es decir, la subida de sueldos de los integrantes de los consejos del Ibex-35 fue trece veces superior a la de sus propios trabajadores, según recogen los convenios colectivos de empresa o sectoriales de cada una de esas cotizadas.

La brecha se agranda, mientras desde el Gobierno e incluso algunos empresarios admiten que ya es hora de subir los sueldos a los trabajadores, aunque condicionado a la productividad y evolución de cada negocio. Los miembros de los consejos de administración de las grandes cotizadas percibieron 309 millones de euros el año pasado, que se reparten entre 1.357 consejeros de las 35 firmas. Esto es, cobraron, de media, casi 228.000 euros por cargo con sillón. Esta cuantía contrasta con el sueldo medio de 24.241 euros anuales de los trabajadores, según los datos del INE. Es decir, la retribución de un consejero representa nueve veces el salario medio de un trabajador en España. Los consejos mejor retribuidos fueron los de ACS (33,8 millones), Santander (26,5 millones), Acciona (17,2 millones), Iberdrola (16,6 millones), BBVA (16,5 millones) y Repsol (14,4 millones).

Las comparaciones son aún más llamativas si solo se tiene en cuenta la retribución de los altos ejecutivos de las compañías: presidentes o consejeros delegados, que son quienes más cobran de todo el consejo en cada corporación por los cargos y responsabilidades que ostentan. Los 35 jefes del Ibex mejor pagados incrementaron sus ingresos un 9,4% durante 2017 con respecto al ejercicio anterior. Aunque la disparidad de casos es tan heterogénea como el grupo de cotizadas del índice bursátil.

El consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández, fue el ejecutivo mejor pagado con 20,4 millones Los presidentes de Acciona y de Indra incrementaron sus retribuciones en torno a un 300% el año pasado

El ejecutivo que más dinero percibió en 2017 fue el nuevo consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, quien cobró 20,4 millones de euros por siete meses en el cargo, después de que el presidente de la constructora, Florentino Pérez (casi cinco millones de euros), le designara como sucesor a mediados del año pasado. Esos ingresos anuales multiplican por 800 el sueldo medio de cualquier trabajador.

La retribución del número dos de la multinacional duplica la que percibe el segundo ejecutivo mejor pagado, Pablo Isla, presidente de Inditex, que ganó 10,7 millones de euros.

A continuación se sitúa el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, con una retribución de 10,4 millones de euros; y el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, con 9,5 millones. El top 5 de remuneraciones lo completa Ana Botín, presidenta del Santander, con 7,9 millones. Estos cinco ejecutivos cobran al día entre 21.700 euros y 55.890 euros; es decir, que su remuneración diaria es igual o superior a lo que un empleado percibe en todo un año -poco más de 24.400 euros-.

Tras una reestructuración total del sector, los sueldos de los grandes banqueros abarcan una horquilla muy amplia dependiendo de la entidad que se trate. El rango va desde la percepción más elevada de la banca, la de Ana Botín (7,9 millones), hasta los 800.000 euros que correspondieron al presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, por la restricción de sueldos de la entidad que recibió 22.424 millones de euros en ayudas públicas y está participada mayoritariamente por el Estado.

Por detrás de Botín se encuentra el sueldo del presidente de BBVA, Francisco González (5,8 millones); el presidente del Sabadell, José Oliu (3,6 millones); el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar (2,5 millones), y la presidenta de Bankinter, María Dolores Dancausa (1,3 millones). Los incrementos aprobados de sus remuneraciones oscilan entre el 0,4% del consejero delegado de Caixabank hasta el 40% del presidente del Sabadell. Al mismo tiempo, la subida salarial pactada en convenio para las plantillas de la banca va desde el 1,75% en Santander al 1,5% en BBVA, Bankinter, CaixaBank, Sabadell, y el 1% en Bankia.

La contención se ha instalado en los incrementos salariales de las plantillas del Ibex-35, con contadas excepciones como la de Inditex, con un aumento medio del 6% en su pacto de articulación, aunque la negociación salarial está muy descentralizada por filiales y provincias y es muy variable. Iberia (filial de IAG en España) aumentó el sueldo de sus trabajadores un 3%; Red Eléctrica, el 2,5%; Repsol, un 2%, al igual que Mapfre y Amadeus. El resto de empresas se encuentran entre el 1,9% -aplicado en la plantilla de Iberdrola- y el 1% de AENA (establecido por los Presupuestos al estar participada en un 51% por la Administración). Por debajo de la barrera del 1% se encuentran Colonial, DIA y Mediaset, esta última sin subida salarial para el año pasado. Algunas de las compañías del Ibex-35 no han proporcionado datos de los incrementos salariales de sus plantillas escudándose en que la diversificación geográfica y sectorial de los grupos impide homogeneizar datos.

Ingresos muy variables

También conviven notables diferencias en las alzas, e incluso descensos, de remuneraciones de los primeros espadas del Ibex-35. Con su sueldo, el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, no solo es uno de los ejecutivos que más cobró, sino, además, el que más incrementó su retribución, nada menos que un 316% con respecto al ejercicio anterior. Esta diferencia tan abultada se explica tanto porque su retribución en metálico se duplicó en 2017, como por el hecho de cobrar más de 4,5 millones en acciones de la compañía, una circunstancia que no aconteció en 2016. Otro ejecutivo que vio subir su remuneración como la espuma fue el presidente de Indra, Fernando Abril Martorell, cuyo salario se incrementó casi un 300%, por la obtención de 5,5 millones de euros en acciones otorgadas del grupo.

Pero al mismo tiempo, la moderación se ha impuesto en otros altos cargos de las multinacionales españolas, como en el caso del presidente de Telefónica. José María Álvarez-Pallete vio su sueldo congelado el año pasado -en cualquier caso cobró 5,3 millones de euros-, mientras que el de Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, se incrementó un 1,3%, y el de Rafael Villaseca, consejero de Gas Natural, subió un 2,1%.

Las empresas del Ibex-35 se enfrentan a un creciente rechazo en las juntas de accionistas hacia la política de remuneraciones. Cada vez hay más fondos activistas que se pronuncian en contra de retribuciones excesivas. El año pasado, el voto negativo (respecto a los sueldos de 2016) superó el 10% y en algunas, como Merlin Properties llegó al 46%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos