El FMI dispara cuatro décimas la previsión de PIB de España para 2018 hasta el 2,8%

Es la mayor revisión al alza de las principales economías, aunque el organismo pide cambios en el mercado laboral y avisa de la elevada deuda

DAVID VALERA MADRID.

La velocidad de crucero de la economía española se mantendrá este año a un ritmo más positivo del esperado hace apenas unos meses. Aunque los crecimientos por encima del 3% que se consiguieron los tres últimos ejercicios parecen descartados, lo cierto es que la desaceleración será moderada debido a un impacto menos agresivo de los riesgos domésticos -Cataluña- y externos -auge del proteccionismo-. Así se desprende del informe del FMI presentado ayer y que se sumó a las revisiones al alza llevadas a cabo por otras instituciones las pasadas semanas. Sin embargo, la mejora del organismo presidido por Christine Lagarde fue especialmente llamativa al estimar para 2018 un crecimiento del PIB del 2,8%. Es decir, disparó cuatro décimas su proyección respecto a la publicada en enero. De hecho, es la mayor subida de las principales economías, solo superada por las seis décimas de Sudáfrica.

Con este cambio el FMI muestra su versión más optimista al recoger un crecimiento por encima del 2,7% proyectado por el Gobierno en los Presupuestos, una cifra que fue calificada por el Ejecutivo como «prudente» y que podría ser revisada a lo largo del curso. Asimismo, la organización en su informe sobre 'Perspectivas globales' también mejoró hasta el 2,2% su previsión del PIB para 2019, un alza de una décima respecto a la anterior proyección.

En concreto, con esta nueva estimación del FMI la economía española seguirá creciendo por encima de la media de la zona euro un curso más, ya que el PIB en la región comunitaria avanzará un 2,4% en 2018 tras ser también revisado dos décimas. Además, España avanzará más que otras grandes economías como Alemania (2,5%), Francia (2,1%) o Italia (1,5%), aunque se queda por detrás de las magnitudes de EE UU (2,9%).

Estas estimaciones están en línea con el comportamiento más sólido que la economía registra a comienzos de este año. De hecho, el Banco de España ya ha constatado una «aceleración» de la economía en el primer trimestre que podría permitir un incremento del 0,8% del PIB trimestral, lo que supondría una décima más que el cuarto de 2017. De esta forma, la previsión del Fondo Monetario confirma que la ralentización del crecimiento desde el 3,1% del año pasado será menos abrupta. Las estimaciones del FMI fueron celebradas por el Gobierno. «Confirma que la economía española gana impulso», subrayó el ministro de Economía, Román Escolano, vía Twitter.

Sin embargo, España no sale tan favorecida en la foto del desempleo. Así, el organismo internacional estima que la tasa de paro se situará en el 15,5% en 2018 (la misma proyección que el Gobierno) y que en 2019 todavía estará en el 14,8%. Cifras que pese a la leve reducción siguen siendo mucho más elevadas que la media de la zona euro (8,4% en 2018 y 8,1% en 2019). En este sentido, el FMI insiste en el documento en la necesidad de que España tome medidas para acabar con la dualidad del mercado laboral para reducir la brecha entre trabajadores fijos y temporales. Una receta que no es nueva y que aboga por acercar los costes del despido entre ambas modalidades de contratación. Asimismo, en el informe recomienda potenciar las políticas activas de empleo para incorporar al mercado laboral a los jóvenes -España tiene la segunda tasa de desempleo juvenil más alta de la UE solo por detrás de Grecia- y a los parados de larga duración.

El informe también constata la elevada deuda pública de España, todavía cercana al 100% del PIB y que supone un riesgo para el país al dejarle en una situación vulnerable en caso de nuevas turbulencias financieras internacionales.

Riesgo proteccionista

Por otra parte, el Fondo Monetario prevé que la inflación en 2018 sea del 1,7%. Una tasa que de cumplirse conllevaría una importante pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas, que han tenido una revalorización este año de su prestación del 0,25%, aunque ahora el Gobierno contempla en los Presupuestos de 2018 un alza superior para las pensiones más bajas. Asimismo, la previsión de IPC de este curso también provocaría una pérdida de capacidad de compra para los trabajadores teniendo en cuenta que la subida salarial media pactada por convenio se situó en marzo en el 1,5%.

A nivel global el FMI confirma un crecimiento de la economía del 3,9% para 2018 y 2019 pero advierte de importantes riesgos como «las restricciones comerciales» impulsadas por EE UU. De hecho, alerta de que «los primeros disparos en una potencial guerra comercial se han lanzado», en referencia a los aranceles a algunos productos aprobados por el gobierno estadounidense y la replica de China.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos