Depósitos para arañar algo de rentabilidad este verano

Las familias siguen concentrando su ahorro en depósitos y aunque la mayoría ofrece escasa rentabilidad, hay ofertas en el mercado atractivas

CRISTINA CASILLAS MADRID.

A pesar de lo que pudiera parecer, las familias y empresas siguen invirtiendo sus ahorros en depósitos. Si bien es cierto que en muchos casos estos productos dan síntomas de agotamiento y, en otros , son las propias entidades las que han decidido dejarles de lado, todavía hay ofertas donde lograr una rentabilidad por encima de la media e, incluso, llegando al extratipo.

No obstante, el ahorrador debe ser consciente que la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) , que supuso una mayor liquidez en los mercados, con un tipo oficial de interés en el 0% y un tipo marginal de depósitos en el -0,4%, no ha sido su mayor aliado. Atrás quedaron los tipos del 4% y, ahora, las mejores ofertas rondan el 1% a corto plazo y el 2% a largo tiempo.

José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), señala al respecto «que cabe esperar que el BCE vaya normalizando su política monetaria en los próximos meses, empezando por subir a tipos de interés nulos el tipo de depósito. Y desarrollando el 'tapering' del QE. Pero el propio BCE espera que este proceso de normalización sea gradual y prudente. Aun así, la inversión en depósitos seguirá representando un activo significativo sobre el total para las familias».

Entonces, teniendo en cuenta esto, ¿qué opción es la mejor? Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto, señala que «todo dependerá de las necesidades del propio cliente». Por regla general, «si se necesita disponer de liquidez a corto plazo o no será lo que determine en qué producto es mejor invertir». Por el contrario, Marta Monforte, experta en cuentas y depósitos de la firma HelpMyCash.com, cree que es más conveniente contratar productos a corto plazo e ir renovándolos o cambiando a otros con rentabilidades más interesantes tras su vencimiento ante la incertidumbre de si el BCE subirá los tipos de interés a medio o largo plazo.

Pero no solo eso, hay otros condicionantes que marcarán el devenir de la inversión como puede ser el importe mínimo, puesto que las mejores ofertas exigen una cantidad mínima para poder contratarse que puede rondar entre los 5.000 euros y los 10.000 euros.

Así, el ahorrador más conservador se puede encontrar una remuneración de hasta el 2% a tres meses, que es lo que ofrece SelfBank en su depósito a corto plazo, aunque la cantidad máxima que se puede invertir es de 15.000 euros, mientras que el de Novo Banco, al 1,25% a cuatro meses, pero con una inversión mínima de 25.000 euros y un coste de mantenimiento de la cuenta de 9 euros al trimestre. En el apartado de a largo plazo, los más interesantes son el Depósito Wizink, a 14 meses, con un TAE del 1,15%, el Depósito Agrícole, a un 1% a 12 meses, pero con el que se puede lograr un 1,25% a 36 meses y la Cuenta Facto, con un 1,15% también a 12 meses. A plazos superiores, hasta cinco años, Monforte destaca el Depósito Facto al 1,66% de Banco Farmafactoring.

González explica que «cuando hablamos de depósitos, hablamos de rentabilidades extraordinariamente bajas (según el Banco de España entre uno y dos años se sitúa en un testimonial 0,12%) por lo que en este contexto estas ofertas nos parecen atractivas, pero conscientes de que el rendimiento que se obtendrá será muy discreto». Y estás ganancias pueden verse reducidas al mínimo en las imposiciones a corto plazo porque el TAE que aplican es 2% anual, por lo los rendimientos no se cobrarán en su totalidad, sino en el periodo proporcional al que han estado en el depósito.

Cruzar la frontera

En este contexto, una buena opción es contratar un depósito en el extranjero. Desde hace unos meses es posible en España gracias a la plataforma Raisin, que permite acceder a depósitos de otros países con unas rentabilidades superiores a las que se comercializan en España.

Desde Raisin señalan que «actualmente, tenemos a más de 75.000 clientes que han invertido más de 3.000 millones de euros a través de todas nuestras plataformas disponibles en Alemania, Austria, Francia, Europea y España».

Y en cuanto a nuestro país, es la plataforma más reciente de Raisin, «apenas llevamos siete meses funcionando, pero la acogida entre el público español ha sido muy buena» señalan desde la compañía. Es más, en los últimos meses, «desde el lanzamiento de los últimos bancos incorporados en la plataforma que ofrecen algunos de los mejores tipos de interés del mercado, el crecimiento está siendo espectacular», reiteran.

Además, la plataforma ha puesto en funcionamiento una promoción con el fin de ganar usuarios en la que se puede obtener una bonificación de hasta 75 euros de regalo en función del plazo de su primer depósito.

González cree que se debería quitar el miedo a operar a través de este tipo de plataformas porque «dan acceso a una amplia oferta de productos», pero además con la ventaja de que el usuario no tendrá que pagar comisiones ni aceptar una vinculación extra. En cuanto a las rentabilidades que se puede encontrar el ahorrador siempre estarán por encima del 1% en algún plazo, superándolo en el caso del portugués Atlántico Europa a un año (concretamente el 1,25%) o al 1,24% del búlgaro BACB a dos años. Aun así, González aconseja al ahorrador que también en estos productos sea precavido y compruebe que la entidad que comercializa el depósito en el que queremos invertir esté respaldada por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de su país de origen y que dicho país es de la Unión Europea (UE).

La fiscalidad es otro tema importante a la hora de invertir en depósitos a través de Raisin, ya que como recuerda González, el cliente pasa a tener automáticamente una cuenta en el belga Keytrade Bank, por lo que los «intereses que se reciban deberán ser declarados cada año en el IRPF exactamente igual que un depósito español y si éstos superaran los 50.000 euros deberá presentar el modelo 720 de declaraciones de bienes y derechos en el extranjero».

Las mejores cuentas

Encontrar alternativas a los depósitos no es fácil. Aunque es cierto que las cuentas remuneradas cada vez ganan más adeptos y están captando el ahorro que vence de los depósitos. Monforte cree que estos productos son interesantes si «no nos importa vincularnos con el banco y tenemos buen salario y recibos domiciliados puesto que se puede lograr rentabilidades de hasta el 5% en el caso de la Cuenta Nómina de Bankinter o la cuenta Ahorro Bienvenida de Openbank con un 1,75%».

González, por su parte, cree que pueden ser una alternativa si no nos importa adquirir vinculación con la entidad, y, a cambio, ganamos una mayor liquidez que en los depósitos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos