El déficit comercial se dispara un 40% hasta septiembre influido por la subida energética

El desfase llega a 18.562 millones pese al nuevo récord de exportaciones, pues las importaciones vuelven al nivel más alto desde el inicio de la crisis

D. VALERA

madrid. El sector exterior español vive sus propias contradicciones. A pesar de su mayor contribución al PIB los números rojos no desaparecen de su balanza. La buena marcha de las exportaciones, que se sitúan en cifras récord con un aumento del 9,1% hasta septiembre, no logran compensar el incremento de las importaciones un 11,1%. Un aumento de las compras provocado por la mejora de la economía, el mayor consumo y también el encarecimiento de los productos energéticos durante este año. De esta forma, el déficit comercial se disparó un 40,3% hasta el tercer trimestre de 2017, lo que supone alcanzar los 18.562 millones, según datos del Ministerio de Economía publicados ayer. De esta forma, la tasa de cobertura (la diferencia entre las compras y las ventas) se situó en el 91,7%, frente al 93,4% de 2016.

La mayor parte de los números rojos se debieron al déficit energético, que se incrementó un 32,8% hasta los 16.004 millones. Hay que tener en cuenta que el precio del barril de petróleo ha pasado de estar alrededor de 45 dólares hace un año a aproximarse a los 60 en la actualidad. Algo que ha influido en que las importaciones de crudo hayan alcanzado los 22.400 millones, un 38% más. Ocurre lo mismo con el gas, cuyas compras se elevaron hasta los 5.189 millones, un 20% más. Por su parte, el saldo no energético arrojó un déficit de 2.556 millones de euros, frente al déficit de 1.178 millones de euros en el mismo periodo de 2016.

Las exportaciones hasta septiembre se elevaron hasta un total de 205.559 millones de euros, lo que supone la cifra más alta de la serie histórica. Los principales sectores en las ventas fueron los bienes de equipo (sus exportaciones representaron el 20,4% del total y se incrementaron un 10,5%), seguidos de alimentación, bebidas y tabaco (16,6% del total y ascendieron un 7,3%); el sector del automóvil (16,3% del total que sufrió un pequeño descenso del 0,8%).

En cuanto a zonas geográficas, la mayor parte de las exportaciones tuvieron como destino una vez más la Unión Europea al representar el 65,9% del total, con un ascenso del 8,1%. Por países, Francia sigue como principal mercado con 30.827 millones de euros, lo que implica un incremento del 8%. Le sigue Alemana con 23.250 millones y un aumento del 8,8% e Italia con 16.590 millones y un alza del 10,4%. Precisamente, uno de los retos del sector exterior es diversificar sus ventas geográficas.

En este sentido, las exportaciones a América del Norte también se elevaron un 10,4% gracias a la buena marcha de las ventas en EE UU, que se incrementaron un 10,6% y ya suponen un 4,5% del total. En América Latina destaca la subida del 43,4% de las ventas a Argentina (aunque sólo suponen un 0,4%) o el incremento del 14,7% de las ventas a Brasil. Respecto a Asía, las exportaciones se elevaron un 7,2%, gracias al auge de las ventas en China (un 23,8% más) o en Filipinas (20,7% más).

El otro pilar del sector exterior son las importaciones, que hasta septiembre alcanzaron los 224.121 millones, una cifra similar a la obtenida en 2008. Las principales compras por sectores se concentraron en los bienes de equipo (el 21,4% del total), los productos químicos (15% del total) y los productos energéticos (13,4% del total).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos