El culebrón de Abertis incorpora ahora a ACS como posible comprador

Florentino Pérez. :: reuters

El grupo constructor admite su interés por la concesionaria, tentada por la italiana Atlantia, tras la intención frustrada de Aena por adquirirla

J. M. CAMARERO

madrid. La lucha por hacerse con Abertis cuenta con un nuevo protagonista, la constructora ACS, donde han confirmado que estudian lanzar una oferta pública para adquirir la concesionaria, aunque por el momento «no ha tomado decisión alguna», según comunicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Se trataría, en realidad, de una contraopa, frente a la oferta en vigor de la firma italiana Atlantia de adquirir Abertis, planteada a mediados de mayo.

El desembarco de la corporación presidida por Florentino Pérez se produce apenas dos días después de que otra compañía española, pero con capital público, Aena, admitiera su interés por la firma de autopistas de origen catalán. Sin embargo, el gestor aeroportuario tuvo que dar un paso atrás después de que su accionista mayoritario (Enaire, propiedad del Estado) frenara la posible operación societaria.

Ahora, con ACS en el tablero, la oferta que ponga sobre la mesa el grupo constructor tendrá que superar los 16.341 millones que Atlantia había propuesto para hacerse con Abertis, a razón de 16,50 euros por acción. Se trata, en realidad, de un importe que la cotización de la concesionaria ya superó ayer, tras revalorizarse un 0,9% y alcanzar el valor de 16,65 euros por título. Desde que la firma transalpina reconoció sus intenciones con respecto a la española, las acciones de ésta se habían mantenido en plano, en el entorno de los 16,50 euros, hasta el estirón registrado esta semana.

El incremento del valor bursátil de la concesionaria, unido a la posible oferta que presente ACS si finalmente se materializan sus intenciones, podría obligar a Abertis a mejorar el precio de compra. Aunque, hasta ahora, el grupo propiedad de la familia Benetton se ha resistido a modificar las condiciones financieras de esa operación. Podría hacerlo, e incluso compensar ese mayor coste que asumiría, con la venta de activos estratégicos en los que participa Abertis, como la operadora Cellnex, donde tiene casi un 40% del accionariado.

La contraopa de ACS supondría una especie de 'deja vú', porque la constructora fue precisamente una de las compañías fundadoras de Abertis, donde tuvo una participación del 25% entre 2002 y 2011. Lo hizo junto a CaixaBank hasta que abandonó el accionariado, aunque mantiene un 21,2% del capital a través de Criteria. La compra generaría un valor de mercado de 27.300 millones y una capacidad de generar ingresos de 37.000 millones.

La postura del Gobierno

De hecho, el 'holding' financiero no se ha pronunciado sobre la posible adquisición por parte de ACS, al no existir unas condiciones definidas. Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, indicó ayer que el Gobierno no ha tomado ninguna posición respecto a las ofertas sobre el grupo concesionario, ya que «se trata de una decisión de empresas privadas». El Ejecutivo, explicó De Guindos, se limitará a velar por que se cumpla la normativa del mercado de capitales y de la competencia, al tiempo que aclaró que «la nacionalidad del accionariado no es lo más importante».

Fotos

Vídeos