El comercio exterior chino continúa al alza y eleva el superávit un 1,4%

ZIGOR ALDAMA

SHANGHÁI. China nunca llegó a perder el título de 'la fábrica del mundo', pero el año pasado muchos vieron peligrar su trono y predijeron que la economía de la segunda potencia mundial frenaría notablemente su crecimiento. No obstante, los datos de este año demuestran que el gigante asiático continúa siendo tanto el principal centro manufacturero del planeta como uno de sus mercados más golosos. Según los datos oficiales publicados ayer, en julio las exportaciones chinas crecieron un 11,2% en yuanes y en tasa anualizada -un 7,2% en dólares estadounidenses- y las importaciones aumentaron un 14,7% -un 11% en dólares-.

A pesar de que la segunda variable crece por encima de la primera, el superávit comercial de China continuó creciendo a un ritmo del 1,4% hasta alcanzar los 47.800 millones de dólares. Sin duda, una cifra que preocupará a Trump, quien amenaza con una guerra comercial que podría tener serias implicaciones

Fotos

Vídeos