La CNMV sitúa ahora en niveles «muy bajos» el estrés inversor en España

J. A. B.

madrid. Los peores efectos para la economía española de cara al exterior, derivados fundamentalmente del desafío catalán, parecen haber pasado ya... al menos por ahora. Así lo consideró ayer el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Sebastián Albellá, quien apuntó que los niveles de estrés para la inversión foránea están «muy bajos» pese a lo ocurrido desde el verano. Citó tres acontecimientos que, a priori, amenazaban con reducir esa confianza del capital extranjero. Primero la controvertida intervención de Banco Popular a principios de junio -una operación de la que el regulador hizo un seguimiento «muy activo», incluido el bono de fidelización posterior a sus accionistas ofrecido por el Santander-, luego los atentados terroristas en Cataluña y finalmente el acelerón en el proceso soberanista en Cataluña, que culminó con el referéndum ilegal del 1 de octubre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos