La CNMC cree que el cierre del carbón no afecta a la red

Tacha de «discrecionales» los requisitos de Energía para autorizar clausuras, como que no suban los precios porque generan inseguridad jurídica

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. Nuevo varapalo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) al Ministerio de Energía al oponerse a los requisitos adicionales aprobados por el departamento dirigido por Álvaro Nadal a la hora de autorizar el cierre de las centrales de carbón que Iberdrola mantiene abiertas en Asturias y Castilla y León, y que limitaban esa posible clausura.

El organismo presidido por José María Marín Quemada se muestra contrario al decreto elaborado por Energía, en el que se incluían nuevas condiciones a la hora de autorizar la liquidación de una planta eléctrica, más allá de que esa decisión no pusiera en peligro el suministro de luz, el único requisito que establece hasta ahora la ley. Es más, considera que el sistema «no presenta problemas de seguridad de suministro en el medio y largo plazo, sino todo lo contrario» al disponer, en el peor de los casos, de una punta de demanda de 46.000 megavatios, frente a los 100.000 instalados.

El ministerio quiere ligar el cierre a otros factores, como el hecho de que esa decisión no afectase al precio de la luz, a la competencia en el sector, al suministro de materias primas o la planificación energética del Ejecutivo. Además, plantea que si denegaba la autorización para cerrar, la planta se podía transferir a otra firma o ser subastada. En este caso, si no aparecían compradores, podría adjudicarla a un tercero.

Precisamente en ese punto, Competencia considera que Energía habría aplicado «un excesivo margen de discrecionalidad» y señala que este tipo de normas «crean inseguridad jurídica» para las nuevas inversiones, pudiendo ser un hecho contraproducente para el sector.

A finales de 2017, Iberdrola anunció su decisión de pedir el cierre de las dos últimas térmicas de carbón que tiene en España. Desde el primer momento, Energía se negó alegando que la luz podría subir un 15% y aclarando que la política energética no la define ninguna empresa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos