La CEOE limita a marzo un acuerdo sobre salarios con la idea de ligarlos a la productividad

J. M. CAMARERO

madrid. La patronal no quiere que las negociaciones con los sindicatos para pactar una posible revalorización de los salarios en 2018 se prolongue demasiado y pueda acabar enfangada como ocurrió el año pasado, cuando las conversaciones terminaron sin acuerdo. La junta de la CEOE se ha dado de plazo hasta finales de marzo para firmar un documento con los representantes de los trabajadores que incluya mejoras en materia salarial, sí, pero abierto a otros muchos temas como el absentismo, la flexibilidad o las formas de contratación.

En lo que a sueldos se refiere, la directiva de la CEOE ha anticipado que su propuesta estará «en línea» con la planteada en 2017. Entonces, fijaban las subidas en un rango de entre el 1,2% y el 2% más 0,5 puntos según la situación de cada empresa. Ahora, su idea pasaría por un incremento base de hasta el 2% con una parte variable del 1% siempre que esté ligada a factores como la productividad. Esta propuesta no tiene por qué implicar que la patronal descarte una subida mínima al no establecer un 'suelo' como ocurrió en 2017. Fuentes de la organización aclaran que esta idea obedece a la reclamación de las patronales del sector público donde argumentan que no pueden repercutir en sus sectores todas las subidas, al depender de la decisión última de la Administración.

En cualquier caso, la patronal quiere otorgar «especial importancia» a la parte variable de la subida de sueldos. Consideran que factores como la productividad laboral son «imprescindibles para la mejora de la competitividad de las empresas».

Las cifras concretas se irán conociendo a medida que avance la negociación, cuyas reuniones comenzarán el próximo 25 de enero. Además de fijar una fecha límite en la que llegar a un acuerdo, los empresarios quieren que la vigencia del mismo no sea inferior a dos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos