El PIB cecerá en La Rioja entre el 0,5% y el 1% en el 2023 por los fondos de cohesión

Corina Cretu. :: efe/
Corina Cretu. :: efe

La Comisión Europea admite que el impacto de esos fondos entre el 2014 y el 2020 será «mayor» en los países de la nueva ampliación

E.P. BRUSELAS.

El Producto Interior Bruto (PIB) de La Rioja aumentará entre un 0,5 por ciento y 1 por ciento en el 2023 gracias a los fondos de cohesión, según recoge el séptimo informe sobre cohesión económica, social y territorial para medir el desarrollo de las regiones europeas y su aproximación a la media europea, que se publica cada tres años.

El Ejecutivo comunitario admite que el impacto de esos fondos entre 2014 y 2020 será «mayor» en los países de la nueva ampliación y un 3 por ciento más en 2023 de media y «menor» en el resto.

Así, y aparte de Canarias, el PIB crecerá entre un 1 por ciento y el 2 por ciento en Galicia, Extremadura, Andalucía, Castilla La Mancha en 2023 gracias a las ayudas de cohesión europeas, entre un 0,5 por ciento y un 1 por ciento del PIB en el caso de Murcia, Valencia, Baleares, Cataluña, Madrid, Cantabria, Asturias, Aragón, Castilla y León y la Rioja, según el informe.

Además, la Comisión Europea ha alertado del estancamiento económico en las regiones en transición en la Unión Europea como Andalucía, Castilla-La Mancha y Murcia, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) se sitúa entre el 75 y el 90 por ciento de media europea.

«Las regiones en transición están estancándose y no vemos crecimiento y empleos al margen de las inversiones que hacemos», avisa Corina Cretu, comisaria de Política Regional. Cretu incide en que «el resultado más preocupante del informe» pone de relieve que en las regiones en transición «han visto una ralentización del PIB per cápita, el estancamiento en los salarios, su sector industrial sigue siendo reducido y siguen siendo las más vulnerables a los shocks de la globalización y desafíos».

La disparidad entre regiones, según apunta el informe, «ha comenzado a reducirse» a partir de 2015 después de que el proceso de convergencia regional se viera «interrumpido por la crisis económica».

«En 2015, las disparidades han comenzado a reducirse de nuevo, pero todavía es demasiado pronto para saber si será sostenido», alerta con todo el Ejecutivo comunitario en su informe, en el que alega que «el proceso de convergencia se ha paralizado en varias de las regiones menos desarrolladas y en transición, que crecen más despacio que la media de la UE».

«España se ha visto afectada por la crisis y se ha desviado, pero no hasta el mismo grado que Grecia» entre 2008 y 2015, precisa el Ejecutivo comunitario, en el que admite que la reducción del PIB per cápita en las regiones griegas ha implicado perder la convergencia que lograron respecto a la media europea entre el 2000 y el 2008.

El PIB per capital ha caído entre el 2009 y 2015 en el 40 por ciento de las regiones europeas, la mayoría en España, Grecia, Portugal e Italia. «Casi todas las regiones portuguesas e italianas también han continuado desviándose», admite.

«En los últimos años, las regiones europeas pobres han convergido hacia la media de la UE, pero queda mucho camino antes de que estas regiones puedan ofrecer las mismas oportunidades a sus ciudadanos», precisa la comisaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos