CaixaBank gana un 32% más tras la integración del luso BPI

J. M. C. MADRID.

El beneficio de CaixaBank en el primer semestre ha superado los 839 millones, lo que supone un incremento del 31,6% con respecto al mismo periodo del año pasado. La entidad ha conseguido estos resultados tras la adquisición del banco portugués BPI, cuyo negocio ha aportado 77 millones.

Durante este periodo, CaixaBank ha mejorado de forma sustancial el nivel de recursos de los clientes hasta alcanzar los 348.903 millones de euros, casi un 15% más que entre enero y junio de 2016. El consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, reconoció ayer que la corporación se ha visto beneficiada por la crisis que atravesó el Popular desde principios de año al captar una parte de los depósitos que salieron de esa entidad. «Lógicamente, si hay una entidad que tiene salidas, como principal banco minorista somos uno de los beneficiados», apuntó Gortázar en la presentación de resultados del grupo. En cualquier caso, negó haber desarrollado una campaña de captación de fondos aprovechando las dificultades por las que pasaba la entidad competidora. Por otra parte, Gortázar considera «un gran acierto» incentivar las hipotecas a tipo fijo en España, a raíz de la reforma de la ley hipotecaria que ha presentado recientemente el Gobierno.

Hasta junio, el grupo ha logrado un margen bruto de 4.280 millones, un 5,7% más, gracias a la consolidación de BPI y a la mayor generación de ingresos del negocio puramente bancario, como las comisiones, que han crecido casi un 24%, hasta 1.252 millones, o el margen de intereses, que se ha situado en 2.349 millones, un aumento del 15%, en un contexto de interés en mínimos.

La ratio de morosidad del grupo se ha situado en este primer semestre en el 6,5%, dos décimas menos que hace un año, y la de cobertura de la cartera dudosa ha mejorado hasta el 50%. Los saldos dudosos se han reducido 574 millones de euros en el segundo trimestre (-2.044 millones en el último año), reflejo de la mejora de la calidad de la cartera crediticia. Por otra parte, las dotaciones para insolvencias se han situado en 472 millones, un 1,5% menos respecto a 2016.

Fotos

Vídeos