La Bolsa, en su peor momento desde el 'brexit' al caer el 5,6% esta semana

El Ibex-35, el peor índice europeo, perdió ayer otro 1,2% arrastrado por un Wall Street donde sigue el vértigo tras lograr su cota máxima histórica en enero

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. Lo que menos esperaban en este inicio del año los pequeños accionistas es que sus inversiones sufrieran una sangría como hacía casi dos años que no vivían en un periodo tan corto de tiempo. Entonces, la incertidumbre imperaba en el mercado tras el referéndum por el que Reino Unido optó por salirse de la Unión Europea. Ahora, en apenas cinco días, el Ibex-35 ha perdido un 5,6% de su valor, convirtiéndose en el peor índice de todos los europeos. Y el problema es que no existe ningún atisbo de dudas acerca de la recuperación ni de los resultados empresariales... en España ni en la UE. El origen del descalabro reside en el mercado estadounidense, cuyas cotizadas habían alcanzado máximos históricos en enero, en una escalada alcista que parecía no tener fin.

Los inversores han comenzado a templar el suflé al otro lado del Atlántico y los europeos han sucumbido a las ventas generalizadas de acciones. El Ibex-35 cerró ayer con un drenaje del 1,2%, situándose en el mismo nivel que hace un año: por debajo de los 9.700 puntos. En estos doce meses, llegó a acariciar los 10.900 puntos en mayo, pero desde entonces se había dejado un 11%. En estos últimos cinco días, cotizadas como ACS han perdido más de un 10% de su valor. También han cedido importantes posiciones los títulos de Cellnex (-8,7%) o Grifols (-7,1%). Y ni siquiera los grandes valores han evitado el temor que impera en todos los parqués. Repsol ha caído un 7,1% semana. Lo ha hecho lastrado por la caída del precio del petróleo, que ha cerrado la semana en el entorno de los 63 dólares opr barril de Brent, lo que supone un impacto para las cuentas de firma. Iberdrola ha perdido un 6,6%, Telefónica un 6,5%, Santander un 6,3%, CaixaBank un 5,2% y BBVA un 4,7%. Solo se ha salvado de esta situación Siemens Gamesa, al ganar un 0,6%.

Los inversores han iniciado una senda de ventas que confirma lo que representa la quinta corrección relevante desde que Wall Street comenzara a dibujar una senda ascendente en 2009. Al final, acumuló el peor descenso en apenas cinco días desde antes de que se iniciara la crisis económica hace una década. Para Victoria Torre, de Self Bank, «a nivel global, hablamos de la peor semana para la bolsa desde 2011». Ese mal de altura es factor al que apuntan los expertos para explicar lo que está ocurriendo en las Bolsas de todo el mundo. «A pesar que nada parece estar interrumpiendo la buena evolución de la economía a nivel global, los inversores se decantan por las ventas ante lo que podría ser una recogida de beneficios ante la sensación de sobrevaloración en las acciones norteamericanas», apunta Joaquín Robles, analista de XTB. Los accionistas no son ajenos a las dos circunstancias que condicionan estas sesiones de pérdidas: la apuesta por el mercado de renta fija ante el más que probable acelerón del ritmo al que la Reserva Federal va a subir tipos; y la dependencia a la hora de operar en Bolsa con los sistemas automáticos, programas que ordenan vender cuando el parqué cae hasta unos determinados niveles, lo que provoca un efecto dominó del que es complicado librarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos