El BBVA alerta de que el mayor gasto en los Presupuestos dificulta cumplir con el déficit

El centro de estudios de la entidad revisa al alza cuatro décimas la estimación de PIB de 2018 hasta el 2,9% a pesar de la crisis catalana

D. VALERA

madrid. Las medidas expansivas que incluyen los Presupuestos de 2018 presentados por el Gobierno, como la subida del sueldo de los funcionarios un 1,75%, la revalorización superior del 0,25% para las pensiones más bajas o la rebaja del IRPF, pueden impulsar el avance del PIB hasta el 3% este curso, pero a costa de dificultar el cumplimiento del déficit. Esa es una de las conclusiones del informe del BBVA Research publicado ayer en el que el centro de estudios de la entidad financiera revisó al alza cuatro décimas la previsión de crecimiento de la economía española para este ejercicio hasta el 2,9%, lo que supone ser más optimistas que el 2,7% previsto por el propio Ejecutivo.

De esta forma, el informe de perspectivas del banco calcula que la aprobación de las cuentas públicas este año -algo que no está garantizado por la falta de apoyos en el Congreso- podrían sumar dos décimas adicionales al PIB gracias a las medidas de estímulo. Un escenario que permitiría acercarse al crecimiento de 2017 (3,1%). Sin embargo, el responsable de análisis macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech, advirtió que esa mejora «no saldría gratis» y tendría como consecuencia un desvío de dos décimas del objetivo de déficit fijado del 2,2%. Un aviso que no es nuevo y se suma a los realizados en la misma línea por el Banco de España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Ambos organismos ven complicado llevar a cabo el ajuste de 10.000 millones para reducir el déficit nueve décimas desde el 3,1% de 2017 con las medidas expansivas presupuestarias si no se compensa con una subida de impuestos.

Sin embargo, si los Presupuestos no salieran adelante el Ejecutivo tiene un as en la manga para poder aprobar mediante decretos algunas de las medidas comprometidas en las cuentas públicas. Sería el caso de la revalorización del sueldo de los funcionarios o de las pensiones más bajas, además de la oferta de empleo público. Medidas todas ellas que supondrán en cualquier caso un incremento del gasto.

Pese a todo, las previsiones de crecimiento de España continúan su escalada. En este sentido, el BBVA también elevó tres décimas hasta el 2,5% su previsión para 2019. El centro de estudios de la entidad justificó este alza así como la referida al presente año por la buena evolución del entorno económico global que ha compensado el impacto de la incertidumbre de Cataluña. De hecho, el estudio calcula que el efecto de la inestabilidad provocada por el desafío independentista restará entre dos y tres décimas al PIB este año y podría alcanzar las nueve décimas para la economía catalana. Aun así, Doménech resaltó que la economía española «se acelera» y en el primer trimestre del ejercicio habría avanzado un 0,8%, un nivel que podría mantenerse en los tres meses siguientes. Este buen comportamiento estaría sustentado en la demanda interna gracias al consumo privado y, sobre todo, al incremento de la inversión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos