Bankia ve «razonable» su privatización total antes de que culmine el año 2019

El banco dará prioridad al reintegro de las ayudas en su plan estratégico, incluidos los dividendos, tras ver caer un 37% su beneficio por BMN

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, aclaró ayer cuál va a ser el camino que recorra el Estado como propietario del grupo financiero, en una estrategia que pasará por la privatización completa en menos de 24 meses. Diciembre de 2019 es el horizonte con el que trabajaba el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para desprenderse del 60% que tiene en la entidad. El ejecutivo del banco considera que ese plazo es «razonable» para llevar a cabo el proceso. «El mercado está bien y habrá ocasiones para continuar» vendiendo paquetes, después de que el FROB se deshiciera de un 7% en diciembre por 818 millones de euros.

El número dos de Bankia ve compatible «que se privatice el 100% de la entidad en 2019, maximizando las ayudas recibidas, en un proceso ordenado y a precios cada vez más altos». Lo indicó durante la presentación de resultados anuales de la corporación basándose en la experiencia de la última colocación bursátil de Bankia, en las que la demanda de los inversores superó en 2,3 veces la oferta planteada en la operación. Sin embargo, esta contundencia para defender la venta de la entidad contrasta con los matices planteados por el presidente del FROB, Jaime Ponce, quien llegó a descartar en el Congreso una venta «forzosa» del banco. Y la ligó a una «cierta flexibilidad» en los plazos. Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha insistido recientemente en la privatización «a medida que el mercado la aconseje». Ayer, las acciones del banco cayeron un 4,3% hasta los 4,2 euros.

Junto a esa venta, Bankia mantendrá la política de reparto de dividendos como la segunda línea para devolver las ayudas al Estado. «Tenemos que primar» esta estrategia, señaló Sevilla. Porque ese reintegro «será uno de los ejes a cuidar en nuestro próximo plan estratégico» hasta 2020, y cuyas líneas de actuación serán presentadas a finales de febrero por el presidente, José Ignacio Goirigolzarri.

El consejo de Bankia ha decidido proponer a la junta de accionistas un dividendo de 0,11 euros por título, la misma cuantía que el año pasado. De este modo, el importe total a abonar ascenderá a 340 millones de euros -con un 'pay out' o porcentaje sobre beneficio del 41,7%-, de los que el Estado ingresará 207 millones de euros con esta propuesta. Cuando se materialice el pago, el FROB habrá recuperado 2.863 millones de los 22.424 millones que tanto Bankia como su matriz BFA recibieron desde 2010.

Impacto de 302 millones

Las cuentas de Bankia se han visto ya afectadas por la integración de BMN, al suponer un coste extraordinario de 312 millones de euros. El beneficio del grupo se situó en los 505 millones en el 2017, un 37,3% menos que en el ejercicio anterior. Sin contar con el impacto de la adquisición, Bankia habría ganado un 1,4% más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos