Banco Santander eleva su objetivo de rentabilidad tras la adquisición del Popular

J. M. C.

madrid. La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, prevé ayer que la rentabilidad de la entidad -el retorno sobre el capital tangible, o ROTE- aumentará desde el 11% estimado hasta ahora al 11,5% el próximo año debido a la mejora de las perspectivas de los territorios en los que opera. Lo anunció en Nueva York, en la reunión que Botín mantiene cada año con los analistas e inversores, un encuentro en el que mostró una mejoría en las perspectivas de negocio de la entidad.

El Santander también mantiene firmes el resto de objetivos del grupo, como el que pasa por aumentar el beneficio por acción en dos dígitos el próximo año, así como el de incrementar en 2017 y 2018 el dividendo total y en efectivo por acción a 0,22 euros por título, frente a los 0,21 euros de 2016 y los 0,20 euros de 2015.

La entidad registró un beneficio neto de 3.616 millones en el primer semestre, lo que supuso un avance del 24% con respecto al mismo periodo del año anterior. En este sentido, Ana Botín destacó que este hecho ha sido posible en parte por «el fuerte crecimiento en Latinoamérica, mejoras importantes en España y la sólida evolución en Reino Unido». También afirmó que «en los últimos doce meses hemos avanzado mucho en la vinculación de clientes y en mejorar la calidad del negocio».

Estos nuevos cálculos estimados por el Santander llegan apenas cuatro meses después de que la entidad adquiriera el Popular tras su liquidación forzada por los problemas por los que atravesaba esa entidad. Botín expuso a los inversores el «trabajo duro» que están llevando a cabo en torno a la integración. En ese sentido, anunció que Popular ha recuperado unos 10.000 millones en depósitos desde la absorción del 7 de junio, lo que supone casi la mitad de los perdidos por la entidad en el primer semestre de este año.

Fotos

Vídeos