El Santander pone en el mercado 30.000 millones en ‘ladrillo’ del Popular

Busca «socios» para adelgazar esa cartera de activos y créditos morosos mientras trata de recuperar el control de la inmobiliaria Aliseda

JOSÉ ANTONIO BRAVO

El Banco Santander ya ha empezado a tomar las primeras decisiones de peso respecto al Popular, entidad que se adjudicó el pasado 7 de junio bajo el precio simbólico de un euro ante su más que delicada situación financiera. Su nuevo consejo de administración, nombrado tras la salida de Emilio Saracho como presidente, aprobó este viernes poner en el mercado –«buscando socios»– una cartera de activos ligados al ‘ladrillo’ «por un valor bruto en libros» de 30.000 millones de euros, según comunicó a última hora de la tarde a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Esa decisión, con la que se venía especulando en el sector financiero desde hace días, tiene por objeto poner en valor real dichas participaciones y, al tiempo, obtener nuevas fuentes de financiación para el Popular. Aunque no se han detallado los activos que la componen, el banco admite que forman parte de ellos buena parte de los que se tuvo que adjudicar durante la crisis por impago de promotores y/o constructores, además de una serie de créditos hipotecarios que han terminado resultando morosos.

La idea de este plan, en el que ha sido asesorada por la banca internacional Morgan Stanley, es quedarse finalmente solo con las participaciones que tenía el Popular en varias inmobiliarias. En esa línea se enmarca otra de las últimas decisiones del consejo presidido ahora por Rodrigo Echenique, que mantiene a la vez el cargo de máximo responsable del Santander en España.

Se trata de la recompra del 51% de su antigua filial Aliseda, especializada en servicios de gestión inmobiliaria y que funcionó durante años como la canalizadora principal de todo el ‘ladrillo’ de la entidad. El precio acordado para esa participación con los fondos de capital riesgo Värde Partners y Kennedy Wilson es de 180 millones, aunque para el banco supondrá un consumo de capital de 302 millones por su reorganización y diferentes gastos financieros.

Plusvalías

La operación se prevé cerrar en otoño de este año y, en principio, supondrá una mejora de más de 500 millones respecto al traspaso de la mayoría de Aliseda a finales de 2013. En concreto, el banco obtuvo 815 millones (100 en variables), con una plusvalía estimada entonces en 710 millones, por ceder el control de una cartera de 9.350 millones en créditos inmobiliarios y otros 6.500 millones en activos adjudicados.

El Santander ya dispone del 15% de otra gestora inmobiliaria, Altamira, y ha tratado de recuperar el otro 85% en manos del fondo Apollo, sin llegar a un acuerdo económico. Según fuentes del sector, podría plantearse incluso resucitar el viejo proyecto del Popular de crear otro gigante del ‘ladrillo’ (Sunrise) para dar salida a sus activos de ese tipo.

Fotos

Vídeos