La Rioja

Los grandes bancos abandonarán la 'City' en 2017 por el 'Brexit'

Panorámica de 'La City'
Panorámica de 'La City' / EFE
  • El dominical 'The Observer' asegura que las entidades más pequeñas pretenden abandonar la ciudad financiera londinense antes de Navidad y que las mayores lo harán durante el primer trimestre del próximo año tras la deriva de las negociaciones

Los principales bancos de Reino Unido abandonarán Gran Bretaña a principios de 2017 ante los crecientes temores que han provocado las inminentes negociaciones sobre el 'Brexit', según el dominical 'The Observer' que apunta a que las entidades más pequeñas planean abandonar el país antes de la Navidad. La cabecera atribuye la información al presidente de la Asociación de Banqueros Británicos, Anthony Browne, quien alertó de que "en este momento el debate público y político está tomando la dirección equivocada".

"La mayoría de los bancos internacionales tienen equipos trabajando en qué operaciones deben de trasladar para asegurar que puedan continuar proporcionando servicios a clientes, la fecha en la que lo deben realizar y cuál es la mejor manera para hacerlo", aseguró el responsable de la patronal bancaria británica. Además, Browne añadió que los bancos pequeños planean realizar sus traslados "antes de Navidad", mientras que espera que los bancos más grandes "comiencen el proceso en el primer trimestre de 2017".

Asimismo, una fuente cercana al ministro británico encargado del proceso de desconexión con la Unión Europea (UE), David Davis, indicó que tanto él como el ministro de Finanzas, Philip Hammond, aseguraron su determinación para garantizar el actual estatus financiero de la City londinense. No obstante, la intención del Gobierno británico de asumir el control sobre la libre circulación de personas en Reino Unido será el principal obstáculo para mantener las condiciones comerciales de las entidades financieras, según las autoridades.

El denominado 'pasaporte' europeo permite a los bancos establecidos en Gran Bretaña ofrecer libremente servicios financieros a empresas y particulares en todo el territorio de la UE. En este sentido, el presidente de Francia, François Hollande, insistió durante las últimas semanas en que un 'Brexit duro' significa "una negociación dura", por lo que Reino Unido tendrá que pagar el precio de abandonar la UE.

El denominado 'Brexit duro implicaría' que Reino Unido abandonaría el mercado único, cuyo pilar fundamental es la libertad de movimiento, y la unión aduanera, por lo que se podrían introducir restricciones arancelarias a la exportaciones e importaciones británicas. De este modo, Browne ha instado a los políticos británicos y europeos que persiguen objetivos "anticomerciales" a reconocer que "las barreras al comercio de servicios financieros perjudicarán a todos", y resaltó que los bancos establecidos en Reino Unido prestan alrededor de 1,1 billones de libras (1,23 billones de euros), "lo que pone en riesgo la financiación del continente".