La banca regional, abocada a fusionarse para mejorar su rentabilidad, según S&P

Liberbank, Unicaja o Ibercaja protagonizarán concentraciones, según la firma de 'rating', que insta al sector a acelerar la venta de 'ladrillo' tóxico

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

A falta de ingresos para sostener mejor su actividad, los bancos medianos, surgidos como consecuencia de la fusión de las antiguas cajas, no tendrán más remedio que consolidarse «para conseguir que sus negocios sean rentables». Así lo ha señalado la agencia de calificación crediticia Standard & Poor´s (S&P) en su informe sobre el sector financiero español en el que destaca que hay «varias firmas medianas, regionales, concentradas en sus territorios», que serían las aspirantes a protagonizar estos movimientos corporativos, según Elena Iparraguirre, autora del análisis. Se trata de bancos como Liberbank o Unicaja -con parte de su accionariado cotizando ya en Bolsa-, así como Ibercaja, unas entidades que tienen ante sí «la oportunidad de crear valor vía consolidación». Porque, a juicio de S&P, «el entorno de tipos bajos seguirá y hay que tomar decisiones al respecto». En cualquier caso, la agencia descarta fusiones de estas firmas con los grandes. También son conscientes de que sus estructuras accionariales «limitan la posibilidad» de iniciar fusiones.

La firma crediticia prevé que el volumen de activos problemáticos de la banca se mantenga en niveles «muy elevados» en 2018 si solo se reducen de forma orgánica, por lo que ha instado a las entidades a desinvertir mediante operaciones similares a las que ejecutaron Santander y BBVA, con Blackstone y Cerberus, respectivamente, en 2017.

El 'stock' se reducirá en 20.000 millones de euros por año en 2018 y 2018, un ritmo que necesita de iniciativas «más ambiciosas» para desprenderse de este lastre a un ritmo más acelerado que el de hasta ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos