La Autoridad Fiscal prevé que la economía no se frene en el cuarto trimestre

Estima que el PIB avance un 0,8%, el mismo ritmo que entre julio y septiembre a pesar de la incertidumbre por la crisis de Cataluña

D. VALERA

madrid. La economía española ha mantenido un ritmo sostenido los primeros nueve meses del año que ha oscilado entre un avance del 0,8% y 0,9% del PIB trimestral. Una inercia positiva en la economía que no se frenará en el tramo final del curso a pesar de la incertidumbre por la crisis de Cataluña. Al menos esa es la previsión de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) de cara al cuarto trimestre de 2017 -para 2018 sus proyecciones son bastante más pesimistas-. El organismo que preside José Luis Escrivá estima que el PIB avanzara un 0,78% entre octubre y diciembre, lo que supone mantener el ritmo del 0,8% del tercer trimestre -una cifra adelantada por el Banco de España que deberá ser confirmada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) mañana. Los datos de la Autoridad Fiscal se basan en el Mipred, un indicador sobre la evolución del PIB en tiempo real calculado en función de la publicación de diversos indicadores macroeconómicos.

De esta forma, el organismo fiscalizador considera que el impacto de la crisis en Cataluña no tendrá tiempo de reflejarse en el ritmo de crecimiento del cuarto trimestre. O dicho de otra forma. La velocidad de crucero lograda en los últimos años permitirá a la economía española resistir durante los tres meses finales los efectos adversos del desafío independentista.

Hay que tener en cuenta que la economía española empezó 2017 con una pequeña aceleración respecto al último trimestre de 2016, al pasar de crecer un 0,7% a un 0,8%. Una tendencia que mejoró todavía más en el segundo trimestre del año con un crecimiento del 0,9%. Sin embargo, según la AIReF en la segunda mitad del año el ritmo volverá al 0,8%.

Una proyección que va en línea con lo estimado por el Gobierno. De hecho, en el plan presupuestario que envió a Bruselas a mediados de octubre, el Ejecutivo elevó una décima el avance del PIB en 2017 hasta el 3,1%. Una previsión que la AIReF considera «factible». Es más, el organismo considera que debería producirse un desplome de la economía en los últimos tres meses del ejercicio (crecer menos de un 0,4%) para que el PIB de 2017 fuese inferior al 3%. Un escenario que la Autoridad Fiscal considera poco probable.

Sin embargo, las previsiones de la AIReF se vuelven mucho más sombrías de cara al próximo curso. Y es que el organismo encargado de velar por la consolidación fiscal estima que el coste de la crisis catalana en el PIB de 2018 oscilaría entre cuatro décimas (unos 4.400 millones) si la situación se resolviese a corto plazo o 1,2 puntos (unos 13.000 millones) en un escenario en el que la incertidumbre se prolongara durante un año. Es decir, en la situación más pesimista la economía española podría crecer sólo un 1,5% en 2018, frente a una previsión del Gobierno del 2,3% (un dato ya rebajado tres décimas frente a la previsión inicial).

Pero no sólo eso, la Autoridad Fiscal considera que la tensión que vive Cataluña también pone en peligro la senda de estabilidad presupuestaria pactada con Bruselas. En concreto, aunque considera «factible» cumplir el objetivo de déficit del 3,1% de 2017, advierte de que en 2018 el desfase puede ir desde las dos décimas (2.200 millones) hasta el medio punto (5.500 millones) si la crisis catalana se mantiene en el tiempo.

Fotos

Vídeos