La artesanía riojana que se toca y que se siente

Saúl trabaja la piedra con sus herramientas ante la atenta mirada de los asistentes. :: sonia tercero
/
Saúl trabaja la piedra con sus herramientas ante la atenta mirada de los asistentes. :: sonia tercero

El Gobierno de La Rioja programa para los dos próximos sábados dos talleres de difusión de la artesanía Saúl Ruiz protagonizó el primer intercambio entre la labor de los artesanos y la necesaria comprensión por parte de la sociedad del aspecto artístico de cada una de sus obras

SERGIO MORENO

Logroño. Sorprende sobre manera el dulce tintineo que produce el martillo al golpear el cincel. Hierro contra acero. Y sin embargo no se produce un sonido ensordecedor. «De lo contrario sería imposible trabajar», apunta Saúl Ruiz. Cada una de sus obras en piedra supone miles y miles de golpes de martillo contra el cincel que erosiona a su vez el tocho virgen de piedra. En directo, de cerca, el sonido no resulta ensordecedor. Todo lo contrario. Es amable, musical. De cerca, el trabajo del artesano cantero y tallista de piedra y mármol reconforta el espíritu, como si se pretendiera comunicar el ruidoso y frenético sonido del presente con el trabajo quieto y sutil del que llega del pasado.

Artes milenarias que continúan teniendo vigencia, a modo de obras de arte que deben ser así entendidas, y para ello explicadas, para hacer frente a lo efímero del consumo actual. Pues no siempre se acaba de comprender la laboriosidad del trabajo artesano, como arte que nos hace mejores, pues surge desde lo que fuimos y que por momentos nos traslada a lo que podemos llegar a ser.

Es el fundamento de una nueva actividad que está teniendo lugar estas semanas de otoño en Logroño. El Gobierno de La Rioja ha programado tres talleres gratuitos de difusión de la artesanía riojana. El primero de estos talleres tuvo lugar el pasado sábado 4 de noviembre, el próximo se celebrará el sábado que viene, y el tercero y último llegará el 25 de noviembre.

El Calado situado en la calle Mercaderes, 10, de Logroño acogerá estos tres talleres participativos

Esta iniciativa, que se enmarca en el Plan de apoyo a la Artesanía, pretende potenciar y difundir a la sociedad riojana la marca Artesanía de La Rioja como valor cultural y económico. Desde el Gobierno de La Rioja se quiere trasladar la idea muchas veces repetida de que este sector es importante para el desarrollo de los municipios, pues fija población, ayuda en la medida de lo posible a la despoblación y genera una actividad económica perfectamente regulada.

El pasado sábado 4 de noviembre tuvo lugar el taller de talla directa en piedra sobre tótem. Estuvo dirigido por Saúl Ruiz Blanco, artesano cantero y tallista de piedra y mármol. Durante una hora de duración los asistentes no solo pudieron ver en directo cómo se trabaja, sino que recibieron unos primeros consejos en relación al trabajo sobre la piedra y finalmente pudieron sentir en sus manos cómo el cincel va erosionado la piedra o cómo el sonido acaba por resultar rítmico y relajante. «Es porque las herramientas están hechas aceros templados, y la parte de atrás es diferente a la de adelante, y eso ayuda a que el sonido sea soportable», explicó el artista artesano Saúl Ruiz.

Este cantero artesano riojano fue el encargado de inaugurar estos talleres participativos. «Es una idea fantástica que nos permite acercar nuestro trabajo a la sociedad». Pues existe entre los artesanos la sensación de que todo es poco cuando se trata de implantar en la sociedad lo especial que resulta un trabajo de artesanía. «Cada obra es única, irrepetible», y cuando más cerca se está del artesano y su obra mejor se entiende este hecho.

La Rioja cuenta en la actualidad con un total de 284 carnés entre empresas artesanas, artesanos honorarios y artesanos reconocidos. Esta acreditación garantiza y certifica que el producto y el proceso de creación son totalmente artesanales. Estos artesanos se distribuyen en 136 artesanos artísticos y 148 del sector agroalimentario. Se ubican en 51 municipios de toda La Rioja y están distribuidos en más de 61 profesiones diferentes. Los oficios más representativos son en artesanía artística: alpargatero; alfarero; forjador, cerrajero artístico y herrero; bisutero y ceramista. En cuanto a los agroalimentarios: pasteleros; seguido de chacineros-charcuteros y elaborador de conservas vegetales.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos