La UE aprueba aranceles por 2.800 millones en julio

La Comisión mantiene su oferta para negociar nuevos acuerdos y reglas comerciales con EE UU pero sin el chantaje de las tarifas sobre la mesa

A. LORENTE

bruselas. La Comisión Europea dice que no es una batalla comercial, pero se le parece demasiado. Y es que el Ejecutivo comunitario, como adelantó el pasado viernes, aprobó ayer represalias comerciales por valor de 6.400 millones contra Estados Unidos tras la entrada en vigor de los aranceles del 25% y el 10% al acero y el aluminio comunitarios desde el día 1. Tras ser notificadas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), la pretensión es que puedan activarse ya en julio.

«Es una respuesta medida y proporcionada a la decisión unilateral e ilegal de EE UU. Además, está en plena consonancia con el derecho mercantil internacional al buscar salvaguardar los intereses de la UE», recalcó la comisaria de Comercio, la sueca Cecilia Malmström.

Se pone así negro sobre blanco una medida que ya estaba diseñada desde mediados de marzo, cuando comenzó el chantaje de Washington para que Europa pasase por su aro. Todo estaba aparcado a la espera de una respuesta final de Trump, que tras conceder dos treguas mensuales (el 1 de abril y el 1 de mayo), se decantó por lo que todos estaban esperando, esto es, por la guerra comercial y por el cuanto peor, mejor.

En el documento enviado a la OMC se detallan más de 300 productos americanos que sufrirán el efecto bumerán de las tarifas aprobadas por su presidente. Aunque el impacto total es de 6.400 millones, hay dos fases. En la primera, con una penalización de 2.800 millones, se verían afectados el zumo de naranja, los arándanos, el arroz, el maíz, el whisky, el tabaco, los cosméticos, los vaqueros o decenas de clases de tubos, planchas y estructuras de acero.

En general, se les aplicaría un arancel del 25 % y su entrada en vigor sería seguramente julio. Para una segunda fase se han seleccionado productos como laca de pelo, toallitas de papel, mantas o artículos de cerámica. Su arancel sería del 10% y tardaría tres años en llegar a aplicarse. Su impacto, 3.600 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos