La AIReF ve el Presupuesto «muy ajustado» para cumplir con los objetivos

El organismo fiscal cree que si se prorrogan las cuentas «no es el fin del mundo» ya que se puede reducir el déficit al 2,2% por la inercia económica

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha reconocido que la posibilidad de que el déficit público caiga hasta el 2,2% del PIB este año, tal y como estiman los Presupuestos del Estado «va a estar muy ajustado». Escrivá explicó ayer que bajar hasta ese nivel supondría reducir en casi un punto el descuadre de las cuentas públicas, que cerraron 2017 en el 3,07%. «Alcanzar ese 2,2% es muy exigente», afirmó.

En lo relativo a los ingresos presupuestados por el Gobierno, Escrivá considera que «son razonables» y que, además, «cada año son también más realistas», en contraste con algunas críticas lanzadas en las últimas semanas contra Hacienda por sus previsiones. Además, el presidente de la AIReF ha matizado que perciben «avances significativos» en lo relativo a los cálculos futuros de las cotizaciones que recibirá la Seguridad Social a lo largo de 2018.

En cuanto a los gastos, que se verán incrementados en un 2,8% para atender a partidas como la subida de las pensiones o el incremento del sueldo de los funcionarios, Escrivá no quiso pronunciarse hasta estudiar más a fondo las cuentas públicas. El máximo responsable de la AIReF quiso quitar hierro a la posibilidad de que se prorroguen los Presupuestos de 2017 durante este año, si finalmente el Gobierno no consigue los apoyos parlamentarios necesarios para sacar adelante sus cuentas de 2018. Incluso, esa posibilidad podría ayudar a conseguir el objetivo del déficit del 2,2%, porque los gastos no aumentarían como se ha prometido mientras que los ingresos seguirían aumentando. «En un contexto de crecimiento económico, podríamos tener ese resultado», insinuó.

En cualquier caso, José Luis Escrivá afirmó que la aprobación de las cuentas públicas para este ejercicio es «deseable», aunque añadió al mismo tiempo que si no se logra ese objetivo político «tampoco va a ser el fin del mundo». El presidente de la AIReF considera que «el cumplimiento del déficit puede ser persistente en un escenario de prórroga» y ha puesto como ejemplo lo que ocurre en varias comunidades autónomas y muchos ayuntamientos, cuyos gobiernos no han logrado sacar adelante sus presupuestos desde hace varios años y han conseguido mantener a raya las cuentas públicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos