Un agosto para seguir apostando por el riesgo en los mercados

Los inversores no se creen la cautela del BCE y apuestan por el euro, mientras los resultados confirman el renacer de las empresas europeas

REGINA R. WEBB MADRID.

Quienes aún permanecen atentos a los mercados en agosto recordarán dos tipos de mes. Unos, en los que no ocurre absolutamente nada de relevancia (véase 2016); otros, en los que el temperamento de las Bolsas cambia por completo (la crisis china en 2015 y la del euro en 2012). En el octavo mes del año los volúmenes de negociación se desploman, con lo que cualquier movimiento se amplifica. ¿Qué le espera al inversor en el corto plazo? ¿Continuará la calma o hay que ir desempolvando los salvavidas?

Para los expertos, la transición de este último mes y medio ha sido solo una pausa antes del postre. Una «típica recogida de beneficios», como lo define Antoni Bellfill, director de gestión de patrimonios de GVC Gaesco Beka. Más allá de las correcciones, «en el medio plazo todo parece indicar que el mercado de renta variable europea podría seguir manteniendo una clara tendencia alcista», defiende el experto. Los factores por los que apostar por el riesgo se cumplen: crecimiento económico global, mejora de los beneficios empresariales y una política monetaria aún muy acomodaticia. Por eso, Carlos Andrés, director de inversiones de March AM, defiende que los inversores sigan en activos de mayor riesgo, como la renta variable y la renta fija corporativa, «a pesar del excelente comportamiento que hemos vivido en los últimos 16 meses».

Precisamente por este ocaso de mes y medio se suman más motivos por los que doblar la apuesta por Europa. Los principales índices han retrocedido desde máximos anuales mientras que los de Estados Unidos están en máximos. «De asumir riesgo en las carteras, uno debería inclinarse por activos europeos», defiende Javier Rillo, director de análisis y estrategia de Ibercaja Gestión. «Es donde aún no ha entrado el dinero de los inversores americanos», recuerda. Tal es así que en el Ibercaja Alpha está largo de Europa frente a EE UU. Teniendo en cuenta la subida tan pronunciada y vertical de las bolsas americanas y que el país lleva casi ocho años en un ciclo expansivo de beneficios, se complica ver subidas superiores.

Javier Rillo Ibercaja Gestión «De asumir riesgo, debería ser en activos europeos. Es donde aún no ha entrado el dinero de los inversores americanos»Antoni Bellfill GVC Gaesco Beka «En el medio plazo todo parece indicar que el mercado de renta variable europea podría seguir manteniendo una clara tendencia alcista»Carlos Andrés March AM«Hay que invertir en buenos negocios, con beneficios sostenibles, en compañías con poca deuda y con valoraciones atractivas»

La volatilidad en mínimos que empieza a preocupar ha sido más bien un soporte para los mercados, en opinión de Rubén de la Torre, analista de Andbank. Las cifras macroeconómicas siguen apuntando a esa fortaleza, pero es que ahora también acompaña la micro, con los resultados empresariales. En el contexto actual, señala dos factores clave. El primero es el euro, que ha volatilizado cualquier argumento de los que apostaban por la paridad al tocar esta semana máximos de dos años y medio frente al dólar americano. Pero el movimiento del euro no debería preocupar demasiado. Afectará a exportadoras, por eso el Dax alemán está siendo castigado estas semanas, pero en March AM no piensan que tenga un efecto global negativo sobre las bolsas. Si el euro continúa fortaleciéndose, De la Torre preferiría valores más domésticos, por eso está positivo con el Eurostoxx. Y para captar esa mejora de la economía, apuesta por buscar oportunidad en las compañías de 'small' y 'mid caps'.

Sigue el órdago por Europa

A los inversores les ha salido bien su 'all-in' en las Bolsas del Viejo Continente, pero es que los expertos seguirían doblando la apuesta. Tal y como prometían los mercados a principios de año, pasadas las citas electorales claves, la alegría volvería a la renta variable de Europa. De ahí que Rillo se aventure a defender que la segunda mitad del año podría incluso ser mejor que la primera. Pero la excepción sería el mercado español. En su opinión, el Ibex-35 ya descuenta gran parte de la recuperación de la banca. Y en un índice tan dependiente del sector financiero, sería difícil ver otro impulso fuerte. En similar línea opina De la Torre, que coincide en pensar que los bancos no están tan baratos como el verano pasado, y además recuerda que el Ibex tiene un peso importante de sus beneficios en países emergentes.

De ahí que Bellfill también abogue por seguir sobreponderando la renta variable europea, «especialmente aquellos sectores de carácter más cíclico». Eso sí, tras un rally generalizado, no todo vale. Una presentación trimestral no es suficiente para detectar si una compañía es una buena oportunidad de inversión, recuerda Carlos Andrés. Para construir una buena cartera a largo plazo «hay que invertir en buenos negocios, con beneficios sostenibles, en compañías con poca deuda, y con valoraciones atractivas», explica.

Donde hay más dispersión de opiniones es en el sector bancario, la apuesta estrella del año. Tras años extremadamente castigado, el sector «parece haber iniciado un proceso de recuperación al amparo de una normalización futura de los tipos», afirma Bellfill. Pero para Rillo, «mientras el Euribor no empiece a repuntar no tiene sentido que mejoren sus cuentas». Para el experto de Ibercaja Gestión, no se justifica pagar un PER superior a 10 veces -como se mueven actualmente las cotizaciones- por negocios que no logran generar un ROE por encima del 10%. Algo que pocos bancos consiguen, con excepciones como Bankinter.

Cita con los bancos centrales

Tras los últimos discursos de los bancos centrales, los inversores se hacen a la idea de que las políticas monetarias están cambiando de rumbo. «Da la sensación de que, además de ajustar sus políticas, están tratando de que sus medidas no provoquen ninguna sorpresa», comenta Carlos Andrés. La caravana ahora se moverá hacia la reunión de Jackson Hole de agosto, señala Luke Hickmore, gestor senior de inversiones en Aberdeen AM. En su opinión, los mercados financieros están sepulcralmente tranquilos en este momento, «por lo que los inversores van a pedir más pistas de lo habitual». «La Fed parece incapaz de decidirse sobre cómo de importante es la inflación, por lo que algo de claridad será verdaderamente apreciada», insiste. Mario Draghi también estará presente en el simposio, por lo que podría dar pistas del devenir de la reunión prevista dos semanas después, en septiembre.

No por ello la normalización monetaria se descarta en todo el mercado de renta fija. Los expertos de Gesconsult comentan una de las ideas que están implementado en el Gesconsult Renta Fija Flexible: bonos flotantes. «En Estados Unidos, el Libor a 3 meses empezó a subir 18 meses antes de la subida efectiva de los tipos de interés. Pensamos que es una oportunidad ir construyendo cartera en bonos flotantes en euros con la idea de que ocurra algo similar en Europa», explican.

Fotos

Vídeos